CURSOS DE FORMACION

Secuestrados por el baloncesto

29/07/2011


“El Curso no hace prisioneros…”, rezaba un twiter de un alumno con foto incorporada de un “muerto” en la cama… Llegamos al final del camino, con las fuerzas escaseando y sin embargo apretando dientes para esa recta definitiva….


Dedicado a Alex Avilés, alumno víctima de una contractura en la espalda que le hizo conocer un viaje en ambulancia al Hospital.

Hasta el director del hotel Tryp se ha contagiado de esa obsesión por el baloncesto que inunda pasillos, comedor, aulas, habitaciones… tanto es así que ha decido instalar una canasta en la pared que separa el patio del hotel del mundo exterior. Como si no hubiera más vida que la que se respira en un recinto que alberga casi doscientos individuos con el baloncesto metido en la cabeza como única obsesión, como único tema de conversación, único sentido a una vida que dura quince días y que tiene como universo los límites del hotel.

Un Curso duro, sí, muy duro para todos, jóvenes, veteranos, conocidos y anónimos. Un Curso que avanza implacable dejando pocos prisioneros en el camino y viendo como algunos, los menos, tiran la toalla y otros, la inmensa mayoría, sigue escalando, esforzándose al máximo, luchando por “cada balón” con la idea de acabar, al menos satisfecho por el esfuerzo. Al final, los conceptos deportivos con los que estamos acostumbrados los entrenadores y proponemos a nuestros jugadores, aquellos que hablan de insistir en el esfuerzo, de luchar contra adversidades, de afrontar retos con la mentalidad de darlo todo son los que deben imponerse en este momento donde parece que las fuerzas se acaban y sin embargo “la competición” nos pide un impulso más.

La satisfacción está en darlo todo, en competir con la máxima voluntad y a la vez inteligencia. En entender que la gente de baloncesto, esa que ama el deporte desde su esencia, recordará este curso como una de sus experiencias deportivas más intensa vivida como entrenadores. Que pasarán los meses una vez recuperado el aliento recordarán este Curso como algo apasionante. Recordarán esas madrugadas estudiando, esas tertulias con los compañeros, ese contacto con tutores, con entrenadores de élite. Nos acordaremos de cómo Alex se quedó “clavado” por una contractura que lo postró en cama. Nos acordaremos de esas sensaciones de disgusto o alivio cada vez que se colgaban los resultados de los exámenes. Nos acordaremos del patio de la prisión, término exagerado porque el hotel, de prisión nada, y el sentimiento podría ser sí de falta de libertad pero siempre motivado por sentirnos secuestrados por el baloncesto.

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es