RED EXPERIENCIAS FEB

La incidencia de la línea de tres puntos

25/06/2012


Las defensas convierten la pista en un reducido espacio donde parece imposible encontrar caminos hacia el aro. Y ahí aparecen los tiradores de tres puntos como elementos salvadores de ataques imposibles. Analizamos, de la mano de expertos los aspectos claves en la formación de buenos tiradores.


Reportaje completo sobre el triple
Entrevista a Josep María Margall


Miguel Panadés

“Recuerdo que desde los ocho años me pasaba muchas horas practicando el tiro. Aparte de entrenar, si un jugador joven quiere convertirse en un buen tirador, debe hacer horas extras. Debe pasárselo bien con un balón en las manos, pasar horas y más horas tirando en cualquier sitio que haya una canasta”. Ese consejo lo da un Juan Carlos Navarro al cual no le importó nunca ni la distancia de la línea de tres puntos – a 6,25 al principio y ahora a 6,75 – ni el hecho de probarlo desde muy pequeño. Dicen los puristas que el estilo de Navarro no es de alta escuela, que si “abre el codo” que “ si los pies no apuntan al aro”… y sin embargo ahí está convertido en el mejor especialista de nuestro baloncesto moderno.

En el último Master de Formación realizado en Zaragoza y con diferentes entrenadores y exjugadores entre los tertulianos se acabó concluyendo algo obvio: “Nadie tira igual y por lo tanto parece absurdo obcecarse en intentar que los doce jugadores de un equipo de formación hagan el mismo gesto”. Rosi Sánchez, una de las mejores tiradoras que ha dado el baloncesto femenino español, explica una anécdota de cómo un entrenador quiso cambiarle el tiro porque no era perfectamente académico cuando sus porcentajes, sin embargo, eran altísimos. “Viendo que empezaba a fallar más de la cuenta me dijo: Rosí, tira como hacías antes...”. Al respecto, Xavi García, excelente tecnificador de jugadores – gran trabajo suyo en Manresa – reflexionaba hace tiempo sobre el trabajo de tiro invitando a que el jugador encontrara un término medio “entre lo que sentía y lo que debía”. Josep María Margall y Xavi Fernández, dos estilos diferentes pero indiscutiblemente dos extraordinarios tiradores coinciden en la palabra “equilibrio” como clave a la hora de lanzar a canasta incidiendo Margall en la importancia de las “piernas” para conseguir un buen lanzamiento. De hecho, en la historia del baloncesto podemos ver infinidad de jugadores, caracterizados por su eficacia desde la larga distancia, cuya “fotografía” a la hora de lanzar difiere completamente unos de otros. Codo más abierto, más cerrado, tiro lateral, frontal, en suspensión, sin ella, más rápido, más lento...


REPETIR MUCHAS VECES PERO REPETIR BIEN

Manolo Aller, otro especialista en la materia, profundiza sobre diferentes aspectos: sobre las repeticiones – “Petrovic no se iba a la ducha antes de haber anotado 300 triples” – pero también sobre el desgaste que significa trabajar esas repeticiones bajo excesivo el impulso de las piernas. “Uno debe repetir bien pero sin que ello le agote porque entonces esas repeticiones acabarán siendo malas” avisa el exjugador gallego y ahora técnico de Federación Española. Y esa reflexión sobre repetir, pero repetir bien, enlaza con algo que siempre recuerda Ramón Jordana, profesor en el Curso de Entrenador Superior respecto a que “el tiro es el único fundamento que, mal ejecutado, puede empeorar con la repetición”.

De todas estas reflexiones podríamos deducir que es importante que el jugador se sienta cómodo con su tiro y el entrenador le ayude a mejorar aquellos detalles técnicos que lo favorecerán. Que cada uno tiene un estilo diferente y que hay que promover el “autoentrenamiento” siempre y cuando esa repetición necesaria para conseguir eficacia se haga de manera adecuada a los intereses del propio jugador. “Luego, una vez adquirido “tu tiro”, siempre he preferido practicar imitando situaciones reales. Es importante saber buscarte tus tiros y aprender a tirar más rápido. En los entrenamientos cuando más aprovecho para practicar el tiro es en las situaciones de 5X0” concluye un Juan Carlos Navarro al cual desde muy pequeño se le detectó algo que no siempre está en las capacidades del entrenador y que el inolvidable Nino Buscató resume con su contundencia habitual: “hay jugadores que tienen puntería y otros que por mucho que insistan no la tendrán nunca”...


POTENCIAR LAS HABILIDADES, MEJORAR LOS DEFECTOS

Esa reflexión simple y por lo tanto siempre sabia de un maestro como Buscató enlaza con una frase que recientemente confesaba el inolvidable Oscar Schmidt, seguramente uno de los mejores lanzadores de tres puntos en la historia de nuestro baloncesto. “Cuando un chico tiene confianza en su tiro no debe dudar. Has de saber encontrar la ventaja, esperar el momento y una vez llega el balón… no perdonar”. Schmidt, a diferencia de Petrovic, no tiraba desde el impulso de las piernas sino que le llevaban al éxito dos factores, uno físico: su brazo, fuerte y trabajado, y su muñeca sensible, sutil. Otro mental: su confianza.

En el reciente Campeonato de España Cadete un chaval llamado Gallardo fue capaz de anotar siete triples en la final, tres de ellos en prácticamente el último minuto de partido. Su entrenador, Rafa Monclova – exjugador durante muchos años en Ligas Adecco – reflexionaba sobre el trabajo realizado con este tirador que recuerda en su estilo a otro especialista sevillano como era Raúl Pérez. “A este tipo de jugadores lo único que hay que hacer es enseñarles a leer y por lo tanto aprovechar sus ventajas. Hay que potenciarles esa habilidad natural porque el que es tirador de cadete lo será siempre”.

¿Y qué pasa con los que en esas edades no son buenos tiradores? Juan Antonio San Epifanio, otro de los grandes tiradores del baloncesto no sólo español sino europeo confesaba: “Cuando tenía catorce años era torpe, lento y desacertado”. Su secreto para acabar siendo una estrella y anotar triples decisivos en baloncesto de máximo nivel no fue otro que empeñarse en ser mejor desde la autocorrección, desde la insistencia en lanzar una y otro vez hasta conseguirlo. Por lo tanto, a la confianza y potenciación de sus habilidades de los dotados hay que añadir el trabajo de mejora, desde el entrenamiento e individualmente, de aquello que parece que no lo conseguirán.

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es