RED EXPERIENCIAS FEB

Euroliga: La hora de Felipe

11/05/2013


Muchas veces eclipsado por sus compañeros y amigos de generación, viviendo éxitos colectivos con la Selección ocupando ese fundamental papel de gran actor secundario. Felipe, estrella indiscutible de nuestro baloncesto, acapara hoy las portadas. Es su hora. Se lo merece.


Miguel Panadés

Pablo Laso y Xavi Pascual no dudaron en considerarlo el jugador determinante de la semifinal. “El relojito que siempre está en hora” afirmaba el entrenador blanco. “El jugador que nos ha hecho más daño”, según el técnico azulgrana. En realidad Felipe hizo de Felipe. Llevó sus habilidades a la pista saliendo de la zona para utilizar ese tiro que ha perfeccionado con los años e irrumpió en ella de esa manera silenciosa y la vez contundente que le ha permitido convivir con los mejores jugadores del mundo durante todo el siglo XXI, convirtiéndose en indiscutible en la Selección y en el Real Madrid.

Felipe forma parte de esa generación de los 80 que ha llevado nuestro baloncesto a lo más alto. Es compañero y amigo de esas estrellas, unas universales como Pau Gasol, otras determinantes en España y Europa como Juan Carlos Navarro. Él siempre ha estado ahí, sumando desde el esfuerzo, desde el cada día mejor conocimiento del oficio. No ha sido ni el más alto ni el más talentoso y sin embargo siempre ha ofrecido el mejor rendimiento cuando más lo necesitaban “sus dos equipos”, el Real Madrid que capitanea y la Selección.

Ha ganado prácticamente todo lo que se puede ganar aunque le falta algo que durante todos sus años de profesional ha contemplado con esa sana envidia deportiva. Ha visto demasiadas veces por televisión esas finales de Euroliga y se ha lamentado de no haber participado de esa gran cita, de ese reto en el cual quieren estar los grandes jugadores. Por eso quizás el viernes por la noche, en la ciudad donde este verano se colgó una medalla de plata olímpica, defendiendo esa camiseta que forma parte de su vida, apretó los dientes más que nunca, afiló ese sable de guerrero incansable y se convirtió en la mejor versión de si mismo.

Todos los grandes jugadores tienen un momento especial en sus carreras. Felipe ha vivido muchos pero esta vez tiene la oportunidad de ser el protagonista principal de uno muy especial. Dieciocho años después el Real Madrid disputará una final de una competición de la que tiene nada menos que ocho títulos. Una ojeada por las crónicas sitúa a Felipe como el artífice de esta final soñada. Esa es su gran final. Ha llegado su hora. Se lo merece.

CRÓNICA DE LA SEMIFINAL

“Los artistas” convirtieron la semifinal de la Euroliga en un homenaje al talento y al esfuerzo. Liberados de corsés, jugadores como Juan Carlos Navarro, Sergio Rodríguez, Rudy Fernandez o Sergio Llull mostraron durante muchos minutos toda su magia en una demostración de un estilo de juego que caracteriza a nuestros mejores jugadores y que tiene en la habilidad, en el descaro, en la calidad, sus principales argumentos. Pero fue un fajador como Felipe Reyes, un tipo de incalculable valor por su constancia, por su capacidad para luchar por cada balón y para mejorar su rendimiento año tras año, el que resultó determinante para decantar la balanza a favor del Real Madrid.

MEJOR PUESTA EN ESCENA AZULGRANA (18-11)
Una primera mitad con un inicio de superioridad azulgrana en el equilibrio entre la amenaza exterior de Navarro y Huertas y la clase en el juego interior de un espléndido Tomic. La ventaja azulgrana al final del primer cuarto 18-11 evidenciaba que más allá de los problemas físicos, la capacidad competitiva del conjunto de Xavi Pascual le permitía una puesta en escena más serena, más consistente.

LA MAGIA DE “LOS SERGIOS” (33-39)
Pero de pronto surgió la magia de “Los Sergios” y entre los dos revolucionaron el partido con una serie de acciones propias de estrellas. Navarro ofrecía esa calidad infinita pero en el segundo cuarto el Real Madrid encontraba más argumentos porque cuando esa inspiración de los exteriores se topaba con el hierro aparecía un incombustible Felipe Reyes para reivindicar esa capacidad reboteadora que le ha hecho famoso.

LA TÁCTICA DE PASCUAL Y GENIALIDADES DE HUERTAS (51-48)
Los entrenadores tienen en sus manos el libro táctico y lo abren por la página que más les puede ayudar. Xavi Pascual recurrió a esas defensas alternativas que le sirvieron para colapsar el ritmo del Real Madrid. Y el resultado defensivo no pudo ser más efectivo. La estrategia de Pascual y las genialidades de un inspirado Huertas permitían al Barcelona dar la vuelta al marcador.

LA HORA DE FELIPE REYES (67-74)
Pero la inspiración azulgrana que se vio por delante en el marcador en el último cuarto tuvo respuesta en la consistencia de un Real Madrid que encontró en los rebotes ofensivos de Felipe y en sus apariciones tanto en tiros abiertos como dentro de la zona al hombre determinante en el último cuarto. Los azulgranas se precipitaron y no encontraron a un Navarro anulado por la defensa blanca. El Real Madrid supo jugar esos minutos decisivos y se clasificó para una final histórica.

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es