RED EXPERIENCIAS FEB

ANDREU CASADEVALL: “En la Adecco Oro hay más libertad y se arriesga más que en ACB"

Andreu Casadevall, técnico con solera en la Adecco Oro (Foto: FEB)

11/11/2013


Hablar de Andreu Casadevall es hacerlo de uno de los técnicos catalanes de prestigio más reconocido y con una carrera más longeva. Y es que 36 años en los banquillos, nueve de ellos en la ACB, y tres ascensos a esta Liga son una tarjeta de presentación al alcance de muy pocos.


XAVI OLTRA

Precoz en tiempo y forma, este entrenador nacido en Santa Coloma de Gramanet hace 51 años ya se sentó como ayudante en la élite con tan sólo 21 años. Con 25 ya dirigía al primer equipo de su club en Primera B, con 27 emigraba en busca de nuevas experiencias por la península ibérica y con 29 batía récords debutando en un banquillo ACB.

El haber estado 23 años fuera de su casa le otorga sin duda un ‘status’ especial en cuanto a experiencias vividas en el mundo de la canasta. Acostumbrado a hacer y deshacer las maletas, Casadevall se ha ido forjando un sólido nombre en el panorama nacional con casi 300 partidos en la ACB y más de 250 en su último club, el Burgos. Seguro y con fuerte personalidad, el ex Badajoz, Lliria, Breogán, Huesca, Fuenlabrada, Alicante, Huelva y Lleida entre otros transmite una absoluta confianza en cualquier proyecto que acomete y en su discurso en general.

La pléyade de maestros, referencias y compañeros de viaje de Casadevall en los inicios de su carrera da idea de la calidad profesional de este trotamundos del básquet. Pedro Martínez, Trifón Poch, Aíto García Reneses, Manel Comas… Influencias de primera línea para un técnico que va sobrado de conocimientos y vivencias en el baloncesto español. Amante de la defensa y el trabajo en equipo, Andreu Casadevall no lo ha tenido fácil en su profesión. Algo que no ha sido óbice para cosechar éxitos y ser un nombre más que consolidado, pretendido y admirado en la Ligas Adecco.


Supongo que sus orígenes como la mayoría parten en una cancha y con una pelota encestando…

Jugaba porque era alto, pero llegó un momento siendo júnior que ya empecé a entrenar. Luego al ser sénior me tenía que operar por una lesión y al final decidí dedicarme en exclusiva a entrenar. Recuerdo que iba por la noche a ver los entrenamientos de Aíto García Reneses en el antiguo Cotonificio Licor 43 y que coincidía alguna vez con un periodista, Pere Farreres, que por aquel entonces empezaba. Poco a poco me fui aficionando. Sin duda Aíto fue quién me influenció más porqué marcó un estilo. Fue muy innovador. También Díaz Miguel había traído cosas nuevas.


¿Con qué gente se rodeó en sus primeros pasos en los banquillos?

Empecé a rodearme con gente que nos llevábamos pocos años de diferencia como Oriol Humet, Juan Llaneza, Pedro Martínez, Trifón Poch… Los domingos por la noche quedábamos para cenar unas pizzas en Badalona. Hacíamos muchas reuniones, hablábamos… Hicimos mucha amistad.


No es una mala lista para empezar a crecer como entrenador…

Poco a poco fui creciendo como entrenador y llegué muy joven al sénior del Santa Coloma. Teníamos jugadores muy pequeños. También a veces nos venían descartes del Joventut… Luchábamos y teníamos mucha rivalidad con el Joventut y el Barcelona. Tuve la suerte de coincidir en el Santa Coloma con Manel Comas. Él llevaba el sénior y yo el júnior. Era una persona muy abierta que ayudaba mucho a los jóvenes.



“AHORA EL JUGADOR ESPAÑOL SE FORMA AQUÍ IGUAL O MEJOR QUE EN UNA UNIVERSIDAD AMERICANA”



¿Cuál fue el estilo de juego de sus primeros equipos en Santa Coloma?

Teníamos que crear un estilo propio porque éramos muy bajitos y con limitaciones físicas. Utilizábamos trampas, defensas mixtas… nos daban buenos resultados. Si era necesario cambiábamos bloqueos directos, presionábamos toda la pista… No teníamos gente tan alta como por ejemplo Carlos Ruf en la Penya. Nuestro jugador más alto hacía 1,95.


Y siendo muy joven se sienta ya como primer entrenador en un banquillo en Primera B…

Fue sin duda un paso adelante importante. El trabajo ya era más táctico. Fue un año difícil, con un inicio complicado, pero acabamos jugando el ‘play-off’ contra el Pamesa de Valencia, por lo que guardo un buen recuerdo de aquella experiencia.



“MANEL COMAS ERA UNA PERSONA MUY ABIERTA, QUE AYUDABA MUCHO A LOS JÓVENES”



¿Cómo ha evolucionado el baloncesto y los jugadores en las últimas décadas?

Los jugadores han evolucionado en todo. Cuando voy a ver selecciones, campeonatos, etc. lo veo. Ahora son mejores en muchas cosas. Hace años se trabajaba sobre todo la técnica individual. Pero eran más lentos. Ahora la mejora física ha sido muy grande. Hay españoles que se han ido a la NBA. Antes ir a una Universidad americana era lo máximo para un jugador y ahora creo que aquí el jugador español puede formarse igual o mejor. Además hay un montón de entrenadores españoles que están triunfando en el extranjero. Creo que en los últimos años hemos recibido mucha información y la hemos sabido trabajar muy bien.


¿Qué debe hacer un entrenador para dirigir adecuadamente a su equipo?

El entrenador tiene que administrar muy bien toda la información que tiene para intentar sacarle provecho para su equipo. O para innovar. Siempre he creído que los jugadores no tienen que adaptarse a los sistemas del entrenador, sino al revés. El entrenador debe adecuar la forma de jugar y los sistemas a los jugadores que tiene. Es muy importante. No siempre hay que hacer lo mismo.



“HAY UN MONTÓN DE ENTRENADORES ESPAÑOLES QUE ESTÁN TRIUNFANDO EN EL EXTRANJERO”



¿Cuáles son las pautas comunes del baloncesto de Casadevall en toda su carrera?

Para mí la defensa es el punto de partida. Tú puedes cambiar la forma de defender en ciertos detalles o cosas como en la presión, diversas situaciones, defender el ‘pick and roll’ de una forma u otra… pero siempre con la defensa como punto de partida para luego intentar conseguir canastas fáciles. Siempre variará en función del equipo que tengas, porque hay plantillas más adecuadas para presionar y otras más para defender más cerrado.


Usted sabe bien que la vida del entrenador le obliga a tener las maletas siempre a punto…

Tuve la suerte de viajar a Valencia y conocer a mi mujer. Luego tuve hijos y ellos me han acompañado en cada viaje. Ahora soy yo el que viajo allí. Es el trabajo y la vida del entrenador y tienes que tenerlo claro. Hay que sacrificar temas personales y familiares. Es duro estar sólo, pero también te permite tener más tiempo para dedicar más horas al baloncesto. Ver partidos, investigar…


Su larga experiencia le habrá ayudado a mantener una adecuada perspectiva de los resultados…

Pienso que el entrenador ni es tan malo cuando desciende de categoría ni tan bueno cuando sube. Hay que buscar el equilibrio emocional. Cada año debes partir de cero, no hay más secreto. Es cierto que cuando eres joven te pesa diez veces más un fracaso. Los tres ascensos conseguidos me han proporcionado muy buenos recuerdos. El año pasado por ejemplo fue sensacional, con un grupo que supo superarse día a día y no sólo tácticamente sino también creciendo psicológicamente.



“CUANDO LLEGUÉ A ALICANTE YA DIJE QUE CALDERÓN TENÍA CUALIDADES PARA LLEGAR A LA NBA”



En 36 años de carrera, ¿qué es lo más extraño que le ha sucedido?

Recuerdo que cuando entrenaba en Alicante y jugábamos en Valencia un Pamesa-Alicante de gran rivalidad creyeron que tuve un infarto. Tuve sólo una pequeña arritmia. Me senté en el banquillo y me aflojé un poco la corbata. Entonces vinieron los médicos de cada equipo, me llevaron a la enfermería y entonces sí que me empecé a asustar un poco, cogiéndome un poco de ansiedad por toda la situación. Me llevaron en ambulancia con todo el ‘show’ de las cámaras de televisión, etc. De hecho en TV3 llegaron a decir que había tenido un infarto, lo que hizo que varios familiares llamaran a mi mujer. Al final no tenía nada de nada. Fue quizás la situación más anecdótica y curiosa que me ha pasado.


Nueve años en banquillos ACB… ¿ha sido justo el baloncesto con Casadevall?

Cuando he llegado a la ACB ha sido normalmente por méritos de un ascenso, aunque el Breogán me repescó una vez. Sin duda no lo he tenido fácil. Siempre he tenido que salir en la ACB con presupuestos muy bajos y me mantenía. Me sabe mal que quizás cuando ya me había consolidado y tenía apalabrada la renovación no haya seguido como por ejemplo en Breogán, donde nos sacaron a los que estábamos. Y a partir de aquel año no he vuelto a la ACB. Creo que de todas formas el entrenador no es de ACB, ni Oro, ni Plata. Es su profesión y es lo que tiene que hacer, entrenar. Lo lleva en la sangre. Cuando he estado parado no he tenido ningún problema en llevar niños.


El baloncesto no se ha escapado de los efectos de la crisis...

Actualmente la Adecco Oro es una gran cantera para la ACB. Y cada vez más. Hace siete u ocho años la ACB fichaba jugadores europeos y no se fijaba mucho en lo que había en casa, en la LEB. Una LEB a la que llegaban también muchos comunitarios. Con la crisis la ACB sí que se fija ahora en la LEB. Quizás la ACB ha perdido algo de competitividad porque los jugadores extranjeros ahora son mucho más baratos. También en la Oro se ha pasado de presupuestos altos a más bajos por la crisis. Respecto a lo que teníamos hace años en Burgos, igual ha bajado el presupuesto alrededor de un 30%.



“LA FEB HA HECHO UN SEGUIMIENTO MUY BUENO DE LOS JUGADORES EXPLOTANDO SUS CUALIDADES CON CRITERIO Y BUENOS RESULTADOS”



¿Qué opinión le merece una categoría que conoce a la perfección como la Adecco Oro?

La Adecco Oro era tranquilamente la cuarta mejor Liga de Europa. Ahora sí que es cierto que se descubren a jugadores. Hay mucha gente joven nacional que lo hace muy bien. En la ACB se trabaja más el aspecto físico, aunque también se ha mejorado mucho en este aspecto en la LEB. La ACB es más sistemática, jugando sistemas. En la LEB también pero se deja más libertad. Se arriesga más y hay más riqueza táctica sobre todo en las variantes defensivas.


¿Qué percepción tiene sobre el Método FEB y los éxitos de las selecciones cada verano?

En primer lugar creo que los clubs trabajan bien. Desde la Asociación de Entrenadores y la FEB se forman muy bien a los entrenadores. Hay muchos entrenadores de cantera. La FEB ha hecho un seguimiento muy bueno, sabiendo aprovechar a los mejores jugadores de los clubs y explotando sus cualidades con criterio y buenos resultados.


¿Qué consejos le daría a un técnico joven que empieza ahora en los banquillos?

Al entrenador joven le aconsejaría que tenga claro que quiere hacer, sin dar tumbos. Al jugador de formación hay que enseñarle. Ahora, además de la técnica individual que se trabajaba antes también se trabaja mucho la táctica individual. No hay que hacer cosas que no corresponden por la edad del jugador. La paciencia y administrar los conocimientos es lo que hace crecer a un entrenador.



“LA PACIENCIA Y ADMINISTRAR LOS CONOCIMIENTOS ES LO QUE HACE CRECER A UN ENTRENADOR”



¿Cree que aún tiene que seguir formándose?

Creo que sí. Si el entrenador piensa que ya lo ha hecho todo, mal. Conozco a un entrenador al que le pido constantemente vídeos de entrenadores yugoslavos, americanos, franceses… Hay que coger ideas para luego ver si las puedes aplicar o no en tu equipo. Hay que enriquecerse. El entrenador debe tener la humildad para captar las cosas y saber escuchar. No siempre el entrenador tiene razón.


¿Dígame algún jugador de todos los que ha entrenado que recuerda con más fuerza?

Aún me acuerdo y me hace gracia que cuando llegué a Alicante comenté a la prensa local de allá, que por aquel entonces tampoco estaba tan especializada como ahora, que Calderón tenía cualidades para llegar a la NBA. Muchos se rieron pensando en que ese jugador pudiera llegar como base a la NBA… Cuando voy por allá aún lo comentamos. También he tenido otros jugadores importantes y jóvenes por aquel entonces como Salva Guardia, Nacho Rodilla, Nacho Biota… jugadores jóvenes y de cantera que trabajaban para llegar arriba. Luego también depende lógicamente del nivel de la cantera que tengas para poder trabajar y dar oportunidades a los jóvenes.


¿Qué espera del Burgos 2013-14 y cuáles son los objetivos?

Como objetivo, está claro que lo que nos gustaría es subir otra vez. Pero es difícil. Hay mucha competencia y no cada año salen las cosas como esperas. Hay lesiones, bajones físicos… Tenemos que volver a intentarlo.



Currículum de Andreu Casadevall:

  • 78/87 Sta. Coloma (categorías inferiores y ayudante ACB)
  • 87/89 Sta. Coloma (1ªB)
  • 89/90 Badajoz (1ªB)
  • 90/91 Llíria (1ª B)
  • 91/93 Llíria (ACB)
  • 93/94 Breogán (ACB)
  • 94/96 Huesca (ACB)
  • 96/97 Fuenlabrada (ACB)
  • 98/00 Alicante (LEB)
  • 00/01 Alicante (ACB)
  • 01/02 Huelva (LEB)
  • 02/04 Breogán (ACB)
  • 05/07 Lleida (Adecco Oro)
  • 07/14 Burgos (Adecco Oro)

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es