RED EXPERIENCIAS FEB

Guillermo Arenas: "Me gustaría mucho poder aprender el método de trabajo de la FEB"

11/11/2013


Con su insultante juventud y breve recorrido profesional, Guillermo Arenas empieza a asustar por su currículum y sobre todo la solidez y brillantez que muestran sus equipos. Con 35 años plantó a Oviedo en la Adecco Oro en su primera aventura en la élite, armando un conjunto veloz y con un baloncesto colectivo exquisito. Sus resultados y juego hablan por él, un joven técnico asturiano que inicia sus primeros pasos en las Ligas Adecco con humildad pero con extrema firmeza, la misma que emplea en su horario habitual como contable manejando números.


XAVI OLTRA

Sin duda, sus 16 años en los banquillos, fogueándose primero en categorías inferiores, le han dado cierto bagaje para progresar y dirigir proyectos más exigentes y ambiciosos. Pero sin su sencillez, naturalidad y cercanía no habría logrado el éxito, corroborado en las temporadas 2001/02 y 2008/09, en las que fue nombrado mejor entrenador de Asturias. Serio y distante en la primera toma sabe ganarse la atención y mando con credibilidad y un discurso lógico. Amante de un baloncesto dinámico, en el que priman las rápidas y ordenadas transiciones, Arenas sabe repartir los roles y sobre todo tratar a jugadores con los que compartió vestuario y que le superan en edad, algo no muy difícil.

Sus inicios en el baloncesto femenino se prolongaron exitosamente en Oviedo. Seis campeonatos y un ascenso fueron un excelente punto de partida antes de dar un giro de 180 grados y dirigir chicos en su cuarta temporada en Pumarín. Tras colgar la camiseta, Arenas se metió de lleno en faena, aprendiendo como segundo de Alfredo Riera los entresijos de la Adecco Plata y triunfando finalmente en su debut como primer entrenador al frente del equipo. Ascenso y a Oro. Una historia vertiginosa, feliz, con un desarrollo aún por escribirse y un final muy lejano…

¿En qué rincón de Asturias nació su interés por el baloncesto?

Inicialmente mi interés por el baloncesto nació en el École, un colegio que tenía mucha tradición de baloncesto. De los pocos de Asturias que tenía equipo para competir. Iba a ver a mi hermano jugar y poco a poco me fui animando.


¿Cuál y cómo fue su primera experiencia en los banquillos?

Me metí en femenino. Era la rama del colegio que menos entrenadores tenía y quise intentar llevarlas hacia arriba. Quizás fue un poco por casualidad. La verdad es que me apetecía entrenar y me daba igual si era en masculino o femenino.


Alguien habría en el colegio que en seguida le influenció en sus primeros hábitos…

Me enganchó Jorge Álvarez, un entrenador que tuve en infantil y cadete. Utilizaba muchas técnicas de grupo y hacía que estuviéramos muy unidos, que compartiéramos muchas cosas. Todo esto me llevó a aplicarlo con las chicas y hacerlas partícipes de mis experiencias: vivir el baloncesto como equipo, grupo… En definitiva, disfrutar del baloncesto, un deporte que creo que es muy generoso.


“CREO QUE EL BALONCESTO ES UN DEPORTE GENEROSO”


¿Con qué tipo de baloncesto se identificó en seguida Guillermo Arenas?

Intenté seguir siempre la filosofía que teníamos en el colegio, donde no había gente muy alta. Presionar todo el campo, correr… Jugábamos muy libre, con varias opciones. Me gustaba jugar así, sin ningún sistema cerrado. Con el sénior femenino también fue así al principio. Eran jugadoras jóvenes que ya conocía y que tenían asimilado esta forma de entender el baloncesto.


Influencias aparte, con el paso de los años se ha ido formando su propio libro de estilo…

Jorge Álvarez nos llevó en infantiles hasta séniors. He compartido con él muchas inquietudes e hice el Curso de Entrenador Superior con él. Intentábamos jugar siempre dinámico. No sé si arriesgados, pero sí aguerridos. No me gusta ser conservador, sobre todo en defensa. Me gusta llevar la iniciativa, no las defensas pasivas. Me gusta jugar alegre en transición. Siempre he intentado seguir ese estilo, aunque reconozco que ahora al subir a categorías más profesionales hay más táctica, ‘scouting’, etc. En Adecco Oro y Plata es más difícil jugar así. Es quizás más rígido, pero hay que intentar adaptarse a la competición que llegas. Parece que personalmente he hecho bien este proceso de adaptación. Mientras fui segundo aprendí y leí mucho. Aunque parezca fácil ha sido costoso.


“NO ME GUSTA SER CONSERVADOR NI LAS DEFENSAS PASIVAS”


Su primer contacto profesional es hace tan sólo tres años, como segundo de Alfredo Riera…

Alfredo ha sido otro de los entrenadores que me llevó primero como jugador, por lo que luego al ser su segundo todo fue más fácil. Ya nos conocíamos. Fue más cómodo. Él es un entrenador cercano. Me ayudó a aprender lo que es el tema de dinámica de equipo, cómo llevar a gente profesional, entender que los jugadores tienen también otros objetivos e inquietudes personales… Hay que aprender a controlar estos temas y no ser tan rígidos.


¿Cómo llevó el tema de dirigir a ex compañeros de vestuario y a gente más mayor?

Creo que cuando arranca mi etapa como primer entrenador, el haber sido jugador recientemente me ayuda. Incluso haber compartido vestuario con algunos jugadores. Ellos lo entendieron. Se lleva bien porque ellos lo asumen. La verdad es que no pensé que fuera a generar problemas. No lo afronté de una forma especial. Creo que todo surgió muy natural. Además tenía muy buena gente. Diego Sánchez, que por ejemplo vino de fuera, es un profesional como la copa de un pino. O sea que todo fue muy positivo.


“LAS DOS ADECCO SON MUY EXIGENTES TÁCTICA Y FÍSICAMENTE”


¿Usted es más entrenador de imponer o convencer?

Siempre he creído que hay que hacer entender al jugador cómo tiene que jugar el equipo. Hay que hablar con el jugador para que lo entienda, lo comparta y se transmita en la cancha.


¿Cuál es su máxima actualmente a la hora de construir un equipo?

Se trata de dar una identidad al equipo sobre todo en defensa. A veces es difícil que el que llega de fuera se identifique con el club, en este caso un club familiar. Los primeros días intento transmitir que lo más importante es la defensa. Creo que defender bien favorece luego el crecimiento en ataque. Es importante tener buenos jugadores defensivos, que sepan leer las situaciones en defensa.


“LA ORO ES UN ESCAPARATE PARA LOS JUGADORES QUE LLEGAN A EUROPA”


Pese a contar con un equipo veterano, en la Adecco Plata exhibió velocidad y ritmo…

Hay que tener un equilibrio porque no todo es correr. A todos nos gusta correr, pero hay que saber escoger el ‘tempo’. El ritmo de mis equipos siempre ha sido alto, pero eso lleva a veces a la precipitación. Es básico controlarlo.


¿Qué opinión tiene de las Ligas Adecco pese a su corta experiencia?

La verdad es que me parece bastante exigente. El salto a Adecco Oro se nota. La Plata ya era muy exigente, pero en Oro desde el primer partido de Liga es muy costoso ganar. Te pueden caer parciales que luego son muy difíciles de superar. Las dos Adecco son muy exigentes tácticamente y también físicamente diría yo. Creo que el nivel es muy alto, con jugadores muy interesantes y plantillas altamente exigentes. Muchos jugadores que quieren venir a Europa y lo acaban haciendo por primera vez tienen en la Adecco Oro un escaparate muy guapo. Después de la Oro sale gente hacia arriba, a otras ligas.


“ESTAR EN LA SELECCIÓN ES ALGO INIGUALABLE Y UN LOGRO PARA CUALQUIERA”


Cuándo ve cada verano los éxitos de las selecciones, ¿qué piensa?, ¿le gustaría participar?

Los resultados del Método FEB están ahí. No son casualidad. Son constantes, de un gran mérito y la prueba de que se están haciendo muy bien las cosas. Estar en una selección nacional es algo inigualable y un logro para cualquier entrenador. Personalmente, estar en un equipo nacional me gustaría mucho para poder aprender el método de trabajo de la FEB. Sería una gran oportunidad.


¿Qué objetivos se plantea a largo plazo como técnico?

A día de hoy es complicado plantearme más cosas que no sea estar en el club. Aún tengo que aprender mucho, aunque no me cierro puertas ni me pongo límites. Quiero disfrutar y aprender. Crecer como entrenador en la Adecco Oro. Llevo muy poco arriba, sólo dos temporadas, y sería osado o excesivo plantearme ahora otros objetivos con tan poco tiempo.


¿Hasta dónde puede llegar el Oviedo en la Adecco Oro?

Las ilusiones son muy grandes. Es una Liga que me va a exigir mucho y eso me motiva. Como equipo el objetivo es la permanencia y consolidar el club en la Adecco Oro. Son cosas complicadas. Es un reto para el grupo, pero por ser algo difícil no dejamos de imponérnoslo.


Currículum de Guillermo Arenas:

  • 97/06 Colegio École (cadete, júnior y senior femenino)
  • 06/09 Oviedo CB (senior femenino y ayudante 1ª División Masculina)
  • 09/10 Oviedo CB (1ª División masculina)
  • 10/12 Oviedo CB (ayudante Adecco Plata)
  • 12/13 Oviedo CB (Adecco Plata)
  • 13/14 Oviedo CB (Adecco Oro)

  • En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
    Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
    Contacto: clubdelentrenador@feb.es