RED EXPERIENCIAS FEB

Natxo Lezcano: "Calderón era claramente un jugador NBA o para la NBA"

Natxo Lezkano (Foto: Pablo Romero / FEB)

11/12/2013


Tras compartir vestuario con Scola, Nocioni, Splitter, Calderón, Prigioni o Teletovic, poco o muy poco le queda por ver a Natxo Lezkano en cuanto a talento en una cancha de baloncesto. Fue una exitosa e histórica generación del Baskonia. Una aventura en la que tomó parte como ayudante este técnico de 41 años, nacido en Portugalete y actualmente máximo responsable del banquillo del Quesos Cerrato Palencia. Licenciado en Educación Física, desde el primer momento Lezkano apostó ciegamente toda su orientación profesional hacia el mundo de la canasta. Y le salió bien.


XAVI OLTRA / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Tuvo el honor de dirigir durante siete partidos (ganó seis) como primer entrenador a las mencionadas estrellas vitorianas por la enfermedad que padeció en su momento Velimir Perasovic. Anteriormente, tuvo la suerte de formarse y crecer como técnico con ilustres nombres que no necesitan presentación: Dusko Ivanovic, el mismo Perasovic, Bozidar Maljkovic y Pedro Martínez. También trabajó en la selección absoluta B con otro mito como Alfred Julbe por lo que su aprendizaje y cimientos en este deporte son más que sólidos.

Triunfó en su primera aventura en solitario en la Adecco Plata logrando el título de Copa y ascendiendo a su club, Palencia, con el que ya lleva siete temporadas. La campaña pasada en la Adecco Oro llevó a la entidad a sus cotas más altas con la disputa de las semifinales del ‘playoff’ de ascenso a la ACB. Tras 13 años en la élite y después de haber compartido dirección con semejantes monstruos de los banquillos europeos, la capacidad y profesionalidad de Natxo Lezkano está más que fuera de toda duda. Y su techo como técnico, sin duda, aún está lejos.


¿Cómo empezó a engancharse a esto del baloncesto en Portugalete?
Empecé a jugar en el colegio de Santa María, en un equipo de minibásquet de allí. Éramos una generación muy buena. Se nos dio bastante bien y ahí empecé a ser jugador. Estuvimos muchos años juntos y había muy buen ambiente. Nos hicimos muy amigos y muchos lo han seguido siendo. También empezamos cuando éramos júniors a entrenar, a la vez que jugábamos. A arbitrar, poner mesas…


Su traslado a Vitoria fue sin duda clave en su crecimiento en este deporte…
Me fui a Vitoria a estudiar la carrera de educación física y jugué en la Liga universitaria, que por aquel entonces tenía un nivel bastante bueno. Mientras entrené también a equipos de allí de Vitoria, cerca de la Universidad. Cuando acabé la carrera dejé de jugar y tuve la oportunidad de entrenar en Vitoria a los que habían sido mis compañeros. Empecé a entrenar a séniors en la Liga autonómica, el equipo del Campus de Álava.


“SIEMPRE HE SIDO UN LOCO DEL BALONCESTO. SIEMPRE ME GUSTÓ ENTRENAR Y DEDICARME A ESTO”


¿Cuáles son sus primeros referentes en el baloncesto de élite?
Yo empecé a crecer con el baloncesto, con el antiguo Cajabilbao de Kopicki, Davalillo, etc. En la carrera ya en Vitoria coincidí con un Tau que empieza a despuntar con Perasovic, Laso, Nicola, Rivas, Green… entrenado por Manel Comas. Allí empieza ese ‘boom’ del Tau, un equipo que empieza a ser tenido en cuenta, también en Europa. Jugaban ya a muy buen nivel e incluso disputaban finales, en la antigua Copa Korac. Vitoria es pequeño y yo estaba cerca de la cancha del Tau. Iba a verles entrenar. Empecé a aprender cómo era el día a día de un equipo profesional, aunque sin estar dentro. Viví la llegada de Scariolo, Lamas, Maldonado… Todo ello me dio una idea de lo que era el baloncesto profesional. Desde siempre he sido un loco del baloncesto. Siempre me gustó entrenar y dedicarme a esto. Y cuando vi cómo funcionaba, todavía quise aún más vivir de esto. Incluso enfoqué mis estudios para ello.


¿Quién le influenció más en esa época?
De todos ellos vas cogiendo detalles, desde ejercicios hasta la forma de llevar al equipo. Quizás el salto de calidad fue con la llegada de Scariolo. Quizás no tanto en el juego, pero sí en cuanto a la visión que se tiene del entrenador y en cuanto a liderazgo. Una visión exterior que en este caso era diferente incluso en el aspecto estético.


“NO ME GUSTAN LAS SITUACIONES DE LOCURA EN ATAQUE”


Supongo que su aterrizaje en el Baskonia es un punto y aparte…
Ahí descubro desde dentro como es el baloncesto profesional de un club de primerísimo nivel, que poco a poco empieza a serlo también a nivel europeo. Desde que llegué ya jugábamos la Euroliga. Para mí fue un aprendizaje brutal, al lado de un gran entrenador (Ivanovic) y en un equipo de mucha exigencia, trabajo y con jugadores buenísimos.


¿Cómo definiría a Dusko Ivanovic?
Ivanovic era un técnico con mucho carácter, muy exigente con todo el mundo y consigo mismo. Aprendí mucho de él. Cómo llevar un equipo en el día a día, los detalles… Quizás por ser el primero y con el que estuve más tiempo me marcó más. Es con el que más he aprendido. También aprendí mucho aunque estuve poco tiempo con Pedro Martínez.


“IVANOVIC ERA UN TÉCNICO CON MUCHO CARÁCTER, MUY EXIGENTE CON TODO EL MUNDO Y CONSIGO MISMO”


¿Cómo debe ser el baloncesto de Natxo Lezkano?
Me gusta el baloncesto muy dinámico desde una defensa muy agresiva en las líneas de pase, en la defensa del bloqueo directo, con gente muy activa… a partir de ahí hay que construir el ataque con transiciones rápidas, con un baloncesto dinámico. Una transición entre el contraataque y el ataque estático que no sufra muchos cambios. Llegar jugando, como se dice ahora, con posesiones no muy largas. Un baloncesto, pero con algunos matices. No me gustan las situaciones de locura. Quiero saber en todo momento a qué jugamos y que los jugadores lo sepan. Luego está claro que no siempre puedes hacer el baloncesto que quieres y te gustaría. Depende de la plantilla a la que haya podido optar. Si el entrenador no está en un equipo grande tiene que adaptarse en función de los jugadores que ha podido fichar. Eso te obliga a formarte y también es una buena experiencia.


Supongo que la experiencia de entrenar a Prigioni, Nocioni o Calderón fue inolvidable…
Aparte de entrenadores que tuve, también aprendí muchísimo de los jugadores. Hay que tener una mentalidad abierta para absorber, tanto aspectos de técnica como de táctica individual. Los jugadores exprimen lo que tú quieres hacer. He tenido la suerte de estar seis temporadas con Scola u otros jugadores como Bennett, Tomasevic… de un ‘nivelazo’ casi mundial. De todos se aprende.


¿Le ha sorprendido la llegada y evolución de Calderón en la mejor Liga del mundo?
No me ha sorprendido nada. Era claramente un jugador NBA o para la NBA. Había en Europa mejores jugadores que él, pero no tan preparados por su físico y estilo de juego para jugar en la NBA. Para mí es un orgullo cada vez que lo veo por la televisión.


“LA ADECCO ORO SIGUE SIENDO UNA LIGA MUY COMPETITIVA Y EXIGENTE”


Calderón y compañía llevan años dando muchos éxitos al baloncesto español…
Creo que hemos sido muy afortunados al tener esta generación de jugadores. Son tíos que juegan en la NBA y que han roto barreras. A partir de ahí han salido otro tipo de jugadores de nivel altísimo como Marc Gasol, Rudy, Ricky… y van saliendo nuevas generaciones. Hay buenos entrenadores a nivel de cantera en España y eso está enriqueciendo el baloncesto español. Se ve cada verano en los europeos con las selecciones. Es fruto del trabajo de sus entrenadores y un éxito de todo el baloncesto español. Ven muy cerca a los mayores, disputan unas Ligas competitivas como las que tenemos en España… Todo ello ha ayudado a que tengamos el nivel que tenemos.


¿Qué opina sobre las Ligas Adecco en las que se ha formado como primer entrenador?
Cuando fiché por el Palencia en la Adecco Plata había tres ligas de muy buen nivel. La Adecco Oro tenía un nivel altísimo en Europa. Cuando subimos, aún estaba a ese gran nivel. La crisis ha cambiado ahora un poco la configuración en Europa. De todas formas la Adecco Oro sigue siendo una Liga muy competitiva, exigente y con mucha igualdad. Hay pocas diferencias entre los de arriba y abajo. Es muy interesante para los jugadores y entrenadores. Para jugadores de todo tipo. Para los que tienen una alta proyección y para los quieren jugar en ligas superiores es un paso casi obligado. También para los americanos que llegan por primera vez a Europa y para el jugador español, que lleva varias temporadas en ella y que aspira a la ACB. Ese salto ya no es tan grande y el acceso es mayor, ya que la ACB opta cada vez más por estos jugadores.


“LA FEDERACIÓN TIENE MUY CONTROLADAS A TODAS LAS GENERACIONES”


¿Cuál es el techo del Quesos Cerrato Palencia esta temporada?
Nuestro objetivo es competir todos los días y a nivel de clasificación disputar los ‘playoff’. Pero tenemos que tener los pies en el suelo. El año pasado rendimos por encima del nivel que se nos presuponía. El club y el equipo tienen que asentarse en puestos de ‘playoff’. Se tiene que hablar ya de un equipo competitivo, que va a estar siempre jugando los ‘playoffs’. Es la visión que se tiene de Burgos y ese debe ser nuestro objetivo. Tenemos que llegar bien a los ‘playoff’ y una vez allí ya se verá.


¿Cómo fueron sus breves experiencias con selecciones y con la FEB?
Fiché por Palencia justo cuando estaba en una concentración con la selección júnior. Fue mi primera experiencia con la FEB. Luego estuve con la absoluta B, como ayudante de Alfred Julbe. Fue muy bien y muy enriquecedor, y lo pasé muy bien. En pocos días aprendimos muchas cosas y con unos jugadores que ahora brillan en la Liga Endesa como Sergio Llull o Nacho Martín. Creo que la Federación tiene muy controladas a todas las generaciones y trabaja con ellas los periodos que puede.


Aunque para experiencias, la de dirigir Costa de Marfil en un Afrobasket…
Han sido dos experiencias muy buenas. Jugar dos campeonatos internacionales FIBA es una experiencia muy enriquecedora a nivel profesional. Y además, en otro continente como África, casi desconocido para mí. Casi nunca había ido y el contacto cultural también supone una experiencia nueva a nivel personal. Es algo totalmente diferente a lo que haces el resto del año. Tiene poco que ver en cuanto organización y baloncesto. Tienes que adaptarte a lo que hay. Es una visión diferente. Hay más baloncestos de los que vemos en Europa y la NBA. Es otro mercado diferente y un potencial, que en muchos casos está sin explotar. Hay países que exportan muchos jugadores como Nigeria y Senegal, pero otros no y tienen también potencial. A nivel táctico están muy por detrás respecto a España. Algunos jugadores han jugado en Francia, pero también se juega de otra manera allí. Creo que hay mucho potencial físico e incluso técnico. Copian mucho la NBA y saben hacer más o menos de todo. Quizás el tiro exterior es lo peor.


Currículum de Natxo Lezkano:
Temporada
97/01 Campus de Álava Vitoria (Primera División)
01/07 Baskonia (ACB), ayudante
07/09 Palencia (Adecco Plata)
09/14 Palencia (Adecco Oro) y seleccionador Costa de Marfil (Afrobasket)

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es