RED EXPERIENCIAS FEB

Evaristo Pérez reflexiona sobre la categoría cadete

29/05/2011


Los libros nos dicen cuáles son las distintas etapas de formación de una jugadora de baloncesto. La teoría nos dice qué características tienen las jugadoras de esa edad, cómo y qué hay que enseñar. Pero hay cosas que los libros no enseñan, hay cosas que están por encima de la técnica y de la táctica, hay cosas que no se aprenden en la cancha con un balón.


Por Evaristo Pérez

Me estoy refiriendo a la afición por el baloncesto, o más concretamente al gusto por el baloncesto, sí ya sé que todo está relacionado, pero tiene que haber algo más que el binomio enseñanza-aprendizaje.

Comenzamos en la Escuela de Baloncesto o similar, pasamos por el premini, el mini, luego llega la categoría infantil que nos parece ya “de mayores”, y todo ello de la mano de nuestros padres o familia, y por circunstancias bien de tradición, de elección ante varias alternativas deportivas para el ocio, por conveniencia de horarios, porque es más barato que otras actividades…, en fin que comenzamos en el baloncesto vete a saber porqué.

Pero llega un momento en que la jugadora debe afianzar su voluntad de continuar en el baloncesto, debe demostrar su grado de implicación con el mismo y debe tomar una gran decisión de forma autónoma: ¿me gusta realmente el baloncesto?, ¿hasta qué punto?, ¿sigo o abandono?

Es en esta etapa cadete, sobre todo en categoría femenina, donde aparecen estas o parecidas preguntas que tienen como consecuencia un cierto grado de abandono y descenso en la práctica, que no nos podemos permitir y que se sufre más adelante en la categoría junior. Siendo conscientes de esta circunstancia, los entrenadores tenemos una gran responsabilidad en intentar cambiar esta dinámica.

Debemos enseñar SÍ!, debemos corregir SÍ!, debemos ganar SÍ!, debemos formar SÍ!, pero también debemos transmitir ilusión y hacer ver a la jugadora las muchas maneras de practicar, vivir y disfrutar con y del baloncesto.

Un comentario excesivamente largo, pero viene a colación de que observo en estos campeonatos, en ocasiones, un exceso de tensión, de presión o de stress tanto dentro como fuera de la pista, y no quiero decir que no se haga todo lo posible por intentar ganar, ojo, pero sí deberían importarnos las formas porque a veces el fin justifica los medios pero otras veces no.

Ya sé que es muy difícil, y hasta cierto punto utópico, pero debemos intentar conseguir que la jugadora se divierta dentro de la pista y de esa forma seguro que conseguimos un gran objetivo: que su grado de implicación con el baloncesto, y su rendimiento, aumenten considerablemente.
La categoría cadete es la antesala al abandono de la práctica deportiva que llegará en junior, y donde aún podemos prevenir antes de que sea demasiado tarde. Hagamos un esfuerzo.

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es