RED EXPERIENCIAS FEB

ADECCO ORO J.4: Defensa de libro, triple de película

Lleida se aferró al liderato con un triple final (Foto: Josep Barbero)

19/10/2011


Una de tópicos: “El ataque gana partidos, las defensas campeonatos”. Contemplando la clasificación Adecco Oro, con el Lleida de Ricard Casas como líder invicto podríamos decir que, efectivamente, las defensas resultan importantes para la clasificación pero triple final de Rubio, decisivo.


MIGUEL PANADÉS / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Una defensa de libro para liderar la clasificación pero un triple de película para conseguirla. Esa noche en Barris Nord el Lleida de Ricad Casas vivió un partido de esos de “picar piedra”, de pocos espacios, de “valores seguros”. Porque en la mayoría de equipos, de esos que no tienen en sus filas “Navarros y Gasoles” la defensa se convierte en valor seguro, en ese activo que no debe despreciarse nunca, en ese rendimiento que jamás debe fallar. Hablar de defensa es hacerlo de esfuerzo, de intensidad, de concentración. Es haber estudiado al rival y aplicar sobre la pista esas normas mil veces entrenadas. No hay excusa para fallar en defensa y por lo tanto los entrenadores acostumbrados a vivir en el alambre, ya sea por cercanía de éxito o de fracaso o sea, todos, insisten en la necesidad de obtener un rendimiento regular, seguro, de media pista hacia atrás. El ataque ya depende del acierto, de la capacidad individual, del “tacto” especial de ese u otro jugador, del acierto a encontrar un juego fluido. El ataque es un valor más variable y por lo tanto menos fiable. Muchos partidos se ganan en ataque pero otros muchos se pierden en la defensa.

Pero una vez aceptada esa dura realidad de encajar los menos puntos posibles el baloncesto pasa a estar en manos del talento, de esos jugadores que tienen un don especial para este deporte. No importa si son los más atléticos, si son los más intensos, si su resistencia aeróbica o anaeróbica es la mejor del grupo. Una vez ese grupo ha hecho el trabajo colectivo basado en la disciplina, en el “libro” de la defensa, debe aparecer un actor de película para ganar. Debe aparecer ese al que la mano no le tiembla, el que se salta el guión e improvisa una serie de canastas que se convierten en bombonas de oxígeno para esos entrenadores a los cuales ya no les llega la camisa al cuello. Sí, el baloncesto vive de la defensa, eso es indudable, pero también de esas canastas como la que clavó Marc Rubio desde más allá de 6,75 en el último segundo del intenso y trabado Lleida – Breogan y que significó la victoria local y con ella el liderato en solitario en la clasificación.

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es