RED EXPERIENCIAS FEB

Banquillos estables en el baloncesto español

Pepe Rodríguez, en un tiempo muerto del Breogán Lugo (Foto: FEB)

18/01/2012


Nunca antes los entrenadores en activo se habían sentido tan seguros en sus banquillos como en la presente temporada. En las dos competiciones profesionales masculinas, Liga Endesa y Adecco Oro, ni una sola destitución.


MIGUEL PANADÉS / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Puede que sean los efectos de la crisis económica y puede que influya también la constatación de que la destitución de un entrenador a mitad de temporada no suele producir los efectos deseados. La cuestión es que por primera vez en… ¿la historia reciente de nuestro baloncesto? ni un solo entrenador de nuestro baloncesto de élite en dos ligas profesionales como Liga Endesa y Adecco Oro ha tenido que vivir la desagradable situación de tener que hacer las maletas prematuramente una vez llegados prácticamente al ecuador o incluso superado en las respectivas fases regulares.

Esta circunstancia no es algo que esté pasando desapercibido entre los técnicos de la Adecco Oro quienes, conscientes de esos presupuestos medidos al límite por parte de los clubes, curiosamente viven con más tranquilidad profesional que en temporadas anteriores. Pocos clubes pueden permitirse el gasto extra de despedir e indemnizar y tener que contratar un nuevo técnico. Y de la necesidad, virtud. Porque revisando mentalmente destituciones de técnicos en temporadas anteriores se concluye que en la mayoría de los casos el efecto revulsivo buscado con un cambio acabó fracasando.

Bajando una categoría más, en la Adecco Plata, observamos el primer y único caso, hasta el momento, de cambio de entrenador en un banquillo. En Plasencia Rafa Gomáriz dejo su puesto en la cuarta jornada a su segundo Pedro Calles sin que ello significara un cambio en la clasificación: hoy colista con un balance 2-10.


DESPERTAR LA ATENCIÓN

¿Por qué los cambios de entrenador suelen provocar una mejora inmediata en los equipos? Sencillamente porque la presencia de un nuevo técnico, de un nuevo discurso, despierta la atención de los jugadores quienes reaccionan con los cinco sentidos en estado de alerta. La cuestión es cuánto dura ese “efecto motivador”. Muchos directivos o directores deportivos han descubierto que esa moda importada de otros deportes que es “cargarse” al entrenador a la que se prolonga una mala racha de resultados obtiene la mayoría de los casos un efecto contrario al deseado. También se ha demostrado que potenciar la figura del técnico, respaldarlo desde la directiva, reforzar su figura delante de los jugadores y sobretodo apoyarlo moralmente para que siga desarrollando su trabajo con estabilidad acaba siendo mucho más rentable deportivamente. Y hablando de rentabilidad, mucho más también, económicamente...

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es