FORMACIÓN

A propósito de Jota Cuspinera

02/10/2012


No me quito de la cabeza la reflexión que hizo pública Jota Cuspinera hace unos meses en feb.es y que compartió con los alumnos del CES2012 en Zaragoza. El entrenador ayudante del Real Madrid afirmaba que a los jugadores, como a las personas, hay que valorarlas por sus virtudes y no por sus defectos.


MIGUEL PANADÉS / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Y esa afirmación es la que más y mejor puede ayudar a los entrenadores, tanto a los que forman jugadores como a los que gestionan plantillas profesionales. Porque de lo que se trata fundamentalmente es, tal y como insiste Ángel Palmi, Director Deportivo de la FEB, con sus seleccionadores, es de potenciar las virtudes que cada jugador posee y enfocar la táctica colectiva hacia esas capacidades individuales de los jugadores para que éstos se expresen en la pista tal y como son y no de otra manera. Porque a Manny Quezada, por ejemplo, MVP de la primera jornada de la Liga Endesa, es importante valorarlo por su capacidad para crear juego dándole el balón y sólo así podrá contribuir al éxito colectivo. Porque a Sinanovic, el otro MVP de la primera jornada habrá que acercarlo al aro en defensa y no pedirle que salte a hacer dos contra unos a ocho metros de su aro. Entender las características de los jugadores que se dirige y enfocar la táctica hacia ellos y no al revés. Esa parece ser una obviedad.

Repite Pesquera, maestro en cada una de sus clases maestras que la táctica siempre ha de estar al servicio del talento. Que los entrenares, aún con los lógicos matices, son los que deben adaptarse a las características de los jugadores y no al revés. Y ese ejercicio que parece tan simple como para ser dominado por todos los técnicos no siempre se lleva a cabo y observamos como entrenadores quieren hacer jugar a los diferentes equipos que dirigen de la manera en la que creen sin tener demasiado en cuenta otra máxima fundamental: no pedir a un jugador aquello para lo que no está preparado.

¿Y cómo enlazan esas afirmaciones que parecen encaminadas al baloncesto adulto dentro del baloncesto de formación? Pues, según expertos, aplicando el sentido común e intentado que los jóvenes potencien esas capacidades con las que nacen, con las que ya se muestran desde muy pequeños intentando claro mejorar las carencias para conseguir jugadores lo más completos posibles. Seguramente el mayor éxito es conseguir que Navarro, quince años después, siga pareciéndose al jugador diferencial que ya era en cadetes. Y como él, Rudy o Ricky, talentos naturales que el tiempo y los entrenadores deben ser capaces de potenciar desde la táctica, desde el diseño del juego, consiguiendo que no pierdan ese don con el que nacieron. Nunca una frase, la pronunciada por Jota Cuspinera, puede ser de tanta utilidad para el baloncesto y para la vida misma. Valoremos por las virtudes y no por los defectos.

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es