RED EXPERIENCIAS FEB

DEBATE SOBRE LA FORMACIÓN: Ángel Cepeda y la paciencia recíproca

19/10/2012


Te invitamos a participar en el debate sobre la formación de jugadores. ¿Qué aspectos caracterizan las nuevas generaciones? ¿En qué podemos ayudar e incidir los entrenadores más allá del soporte técnico, táctico o físico? Participa en nuestro debate enviando tu opinión a entrenadores@feb.es


Ángel Cepeda

Entrenador del Guadalajara de Adecco Plata y con experiencia en trabajo de cantera en Mallorca participa en el debate sobre la iniciación y sobre la formación hacia el baloncesto adulto.

“En iniciación hay que asociar el baloncesto a la diversión. A partir de ahí debemos inculcar esos valores fundamentales para el baloncesto y para la vida como es la disciplina, concentración y la paciencia. Como entrenadores debemos potenciar la creatividad de los jugadores, conseguir tener esa magia para transmitir al jugador esa necesidad de que desarrolle su talento. A medida que se hacen mayores todos los valores aprendidos asociados a la diversión les servirá para autorregularse, para exigirse más y entre esos valores creo que la paciencia le será de gran ayuda.
Los jugadores jóvenes en su transición hacia el baloncesto adulto necesitan tener muy presente que la etapa de formación está inconclusa. Necesitan confianza para que puedan equivocarse y paciencia recíproca. Se habla de la paciencia del entrenador pero también la debe tener el jugador y eso será imposible sino se la hemos inculcado en edades anteriores.
A un jugador joven acostumbrado a tenerlo fácil en sus años de formación puede venirle bien un año más difícil de menos minutos, de mucha humildad pero… un año sólo. Más tiempo sin poder jugar habitualmente puede oxidarle”.


PAU DEL TÍO

La mayoría de los entrenadores coinciden en la importancia del trabajo de la técnica individual como camino hacia metas futuras. Hace poco cayó en mis manos un interesante trabajo en él que se preguntaba a entrenadores, jugadores y directores técnicos de equipos de ACB sobre aquellos aspectos que creían que eran más importantes para llegar a la élite. Resulta como mínimo destacable que el primer factor que se destacaba para llegar a la élite era el contexto en el cual cabían aspectos tan importantes como la situación familiar, los valores, la educación deportiva,.. El segundo factor era la táctica.

La lectura táctica resulta indispensable a la hora de tomar decisiones acertadas tanto individuales como colectivas. Además en un juego de equipo tener consciencia táctica ayuda a trabajar aspectos del juego como la defensa, la generosidad en el juego, o la identidad como equipo.
Yo estoy de acuerdo con este grupo que considera la táctica como un factor determinante pero eso no debe provocar que abandonemos, dejemos en el olvido el trabajo técnico el cual también es significativo.
Como solución a este dilema que muchos entrenadores se plantean, es interesante como menos plantearse el trabajo de mejora técnica integrado en una estructura táctica, y a la inversa proponer trabajos tácticos pero realizando correcciones técnicas que ayuden a tomar buenas decisiones tácticas.

Diseñar trabajos que permitan interiorizar el máximo de situaciones tácticas con el máximo de respuestas, soluciones técnicas ayuda a formar jugadores/as más completos y versátiles.
Además este tipo de trabajo ayuda en gran medida a optimizar el tiempo de trabajo del que disponemos los entrenadores a menudo escaso.


OHIANE CIRUELOS

"Las nuevas generaciones tal vez participen del baloncesto como una opción de “pasatiempos” más que de “hobby”. Y no, no es lo mismo. El primer concepto lo llevo a la definición literal: pasar el tiempo. Claro que, si se quiere formar jugadoras, eso no debiera ser.
Creo en la adquisición de hábitos, en la transmisión de valores y en la adaptación por parte de las jugadoras a unas formas de trabajar y de entrenar con el objetivo de mejorar fundamentos y demás aspectos relacionados a la práctica de nuestro deporte. Pero todo esto recae sobre nosotras/os, los entrenadores, que no podemos perder ese valor educativo, ese prisma analítico y de mejora continua. Momentos de reflexión y de estudio que nos acerquen a la realidad que tenemos cada sesión. Esa capacidad de comunicar, de motivar, de “tirar y aflojar”…"

VÍCTOR LAPEÑA
Seleccionador español Femenino U17 y actual entrenador del UNB en Liga Femenina. Se incorpora al debate sobre la iniciación e invita al entrenador a autoanalizarse.

AL ESPEJO NO LO ENGAÑAS…

“Es importante que los entrenadores seamos capaces de analizarnos en nuestro trabajo con las jugadoras de formación. De preguntarnos qué hacemos, de mirarnos en el espejo y reconocer nuestros errores y también nuestras virtudes. En mi caso, trabajar con las mejores en las selecciones es más fácil que hacerlo con jugadores y jugadoras que todavía no han sacado lo mejor de cada uno de ellos. Admiro el trabajo de los entrenadores desconocidos sin el cual tantos y tantos jugadores y jugadoras ahora de máximo nivel no habrían llegado a serlo. Creo que al final el trabajo de todos los entrenadores en la iniciación se basa en saber a si hay chicos o chicas que cuando llegan del colegio tienen ilusión por prepararse la bolsa de entrenamiento. Si tienen ilusión por volver a entrenar, por volver a intentar mejorar. Los entrenadores capaces de motivar, desde la enseñanza, desde la comunicación, desde la capacidad para transmitir ilusión son fundamentales en todo el proceso, no sólo en la iniciación, sino también en las etapas posteriores”.


Joan Peñarroya, exjugador de élite, entrenador de Adecco Oro en el Andorra y parte del Equipo Técnico en la Selección U18. Hablar con él de baloncesto es bucear por todos los entresijos que van desde la élite hasta la formación. Se suma al debate con esta interesante aportación.

“Es muy importante que el entrenador de jugadores que están en la iniciación, minibasket, infantiles, incluso cadetes, diferencien el trabajo a realizar con esos jugadores y el que se realiza en la élite. En muchos casos son entrenadores muy jóvenes cuyos referentes llegan desde lo que se ve en televisión o lo que se lee en prensa o Internet. Creo que en esas edades es fundamental que el entrenador, aún dirigiendo un grupo, aún sabiendo manejar adecuadamente la dinámica general del equipo, individualice objetivos, enfatice la progresión de cada uno de sus jugadores más allá de la importancia de los resultados.

Creo muy importante conseguir el equilibrio de que el jugador disfrute con el baloncesto y además sienta que mejora a lo largo de la temporada. Ese binomio, disfrutar y mejorar, es clave en la iniciación. Tiene que haber un porcentaje de trabajo técnico muy alto respecto al táctico. Debemos conseguir que esos jugadores que empiezan crezcan con una buena base de dominio de los diferentes fundamentos y ello llega desde la insistencia en un objetivo primordial que está por encima de los demás y que es el de la mejora de cada uno de los jugadores.

Por último quisiera reflexionar sobre esas edades claves que van desde los 18 a los 20 y en las cuales, según mi opinión, se pierden muchos jugadores que no están localizados en canteras de élite. Jugadores que todavía no están formados ni mental, ni físicamente para poder jugar en seniors de alto nivel y que no disponen de un espacio adecuado para completar esa formación que creo, en la mayoría de los casos, necesita alargarse a los 20 años. Hay jugadores jóvenes de un talento excepcional a los 18 que triunfan internacionalmente e incluso dan el salto a la élite pero en esa fase hay muchos jugadores anónimos que simplemente necesitan un par de años más de formación, de jugar contra chicos de su edad. Si eso fuera posible llegarían a la élite más jugadores de buen nivel”.


JOSEP ALEMANY

“¿Marcas unos objetivos antes de cada sesión de entrenamiento? ¿Los compartes con tus jugadores o jugadoras? Muy pocas veces los entrenadores comparten con sus jugadores los objetivos de la sesión perdiendo con ello una gran ocasión para motivarles más, para conseguir atraer esa atención especialmente dispersa en los últimos años. Si el jugador, sobretodo en la iniciación, no sabe las razones por las que está haciendo una serie de ejercicios y además su nivel de dominio del mismo no es alto, acaba perdiendo la atención y con ello la capacidad de aprendizaje”.


ALBERTO CARLOS SÁEZ VELA
Entrenador Superior


Cuando veo partidos de minibasket, puedo observar el dinamismo del juego, lo que se va perdiendo conforme se aumenta la edad. La permisibilidad del reglamento y algunas normas propias, como que el balón no pase por el árbitro constantemente, promueven este dinamismo en el juego. Si a ello sumamos que en el baloncesto actual, gracias a los avances tecnológicos, el scouting de los equipos toma una gran relevancia, nos encontramos con una coerción del talento en forma de “trampas” para los jugadores a partir de ese scouting. Todo esto influye en una disminución de las anotaciones, ya que se facilita la labor defensiva.

ORIOL JUNYENT
Entrenador Superior y jugador de Liga Endesa


Creo que en formación es importante enseñarles esos aspectos técnicos fundamentales pero incidir mucho en la táctica individual. Los jóvenes tienen todas las capacidades físicas y técnicas para ser extraordinarios y, los que además de esas virtudes saben leer el juego adecuadamente, entonces se convierten en “Pau Gasol”.

Piti Hurtado
Entrenador de Baloncesto


Entre los niños hay un claro déficit de atención con respecto a los de hace veinte años y eso se debe a que hoy tienen muchos más alicientes que antes y les cuesta central la atención en algo concreto. Es una realidad a la cual los entrenadores debemos adaptarnos y mejorar nuestra comunicación con ellos desde que empiezan. Eso e invertir un gran porcentaje del entrenamiento en la técnica.

JOSÉ LUIS LÓPEZ CÓRDOBA
árbitro del Grupo1 de la FEB (LEB y LF) y entrenador de Primer Nivel por la Federación Madrileña de Baloncesto


Me parecen muy interesante sus propuestas. También añadaría el conocimiento que debería tener un jugador en su etapa de formación tanto de las reglas como la figura del árbitro, como parte de su desarrollo, ya que es una parte más del juego, y si desde la base y sus comienzos se les inculcan el respecto hacia los árbitros/oficiales de mesa y los conocimientos de las reglas de juego, creo que su aprendizaje (en su globalidad) ganará tanto en calidad como en cantidad.


Miguel Panadés

Las nuevas generaciones no lo tienen nada fácil para desbancar a esos veteranos que prolongan sus respectivas carreras deportivas basándose mucho más en el conocimiento del juego que en la potencia de sus piernas.

Conversar con jugadores veteranos en la élite lleva a pensar que hay un aspecto fundamental que sólo conocen los protagonistas y que va directamente relacionado con el conocimiento del juego. Todos coinciden en que técnica y físicamente las nuevas generaciones llegan a senior con un nivel altísimo pero que tácticamente – en lo referido a táctica individual – existe un déficit demasiado grande como para poder entrar en los equipos seniors con las garantías necesarias para desbancar al veterano.

Los entrenadores por su parte y como bien reflexionaba Piti Hurtado en una interesante conversación mantenida recientemente, viven una situación de estrechez que les impide arriesgar con los jóvenes, tener esa paciencia necesaria para que adquieran experiencia y generalmente acaban “entregándole el balón” y con él su destino, al jugador solvente, al conocedor de cómo, cuándo y dónde hay que actuar en la pista.

En equipos vinculados cuya filosofía va encaminada a foguear a los jóvenes talentos hay una mayor vocación, obviamente, por apostar por la juventud aunque incluso ahí también es necesario y según expertos hasta muy conveniente, incorporar veteranos que sirven de ejemplo tanto en lo referente al conocimiento del juego como en la “atención” necesaria para trabajar en las sesiones y afrontar los partidos.

Ese conocimiento del juego necesario para sobrevivir en un baloncesto que tras mucho esfuerzo e intensidad al final siempre necesita de la toma de decisiones acertada y la finalización precisa, puede adquirirse con los años, eso seguro, pero quizás también puede potenciarse aún más desde categorías de formación. Y seguramente será ahí donde la experiencia de quien ha pisado las pistas durante muchos años pueda servir de gran ayuda a los jóvenes. La transmisión de experiencias jugadores veteranos y exjugadores de alto nivel debería transmitirse en las canteras de los clubes para beneficio de unos jugadores jóvenes necesitados de aprobar con mejor nota esa asignatura llamada conocimiento del juego.

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es