RED EXPERIENCIAS INTERNACIONAL

Luis Guil nos habla de su experiencia en la Barking Abbey Basketball

25/10/2012


La vida del entrenador ni acaba en los banquillos ni se tiene que reducir, necesariamente, a ellos. Esta afirmación puede resultar algo extraña, pero hay varios ejemplos en el baloncesto de lo que un técnico puede realizar sin sentarse necesariamente cada semana a dirigir un encuentro, como tal. Luis Guil ilustra en estos días perfectamente lo que estamos diciendo.


Después de cuatro temporadas como entrenador jefe, y con un último destino en Murcia, si hablamos de clubes, el seleccionador español U20 del pasado Europeo, donde se llevó el bronce gracias a ese triple espectacular de Abrines, se encuentra desde hace casi un mes en Londres, dentro del programa de trabajo de la la Barking Abbey Basketball, una escuela de baloncesto para chicos y chicas de entre 15-20 años, dirigida por Mark Clark, padre del jugador de Asefa Estudiantes, Daniel Clark, y en la que Guil permanecerá, en principio, hasta diciembre.


Hablamos con el entrenador en Madrid, a donde se ha trasladado para un pequeño viaje relámpago que le pone de vuelta en la capital inglesa en pocas horas.

“Esta escuela podría encontrar similitud con el Siglo XXI aquí en España. Se trata de una academia, que está dentro de un colegio público, lo cual es perfecto para que los alumnos combinen baloncesto con estudios. Por las mañanas trabajamos sesiones individuales en turnos de cuarenta y cinco minutos y después de comer, un trabajo colectivo, primero los chicos y luego las chicas, de modo que cuando a las seis de la tarde finalizan su jornada, se pueden ir a casa a cumplir con las labores académicas que tengan habiendo realizado una buena actividad de baloncesto. Además, la Federación Inglesa hace un seguimiento físico de los alumnos y alumnas: tobillos, rodillas…”.

Manuel Peña Garcés, entrenador profesional español que lleva unos años ejerciendo en Londres de técnico, ha compartido algunas jornadas con Guil en la mencionada institución. “Es un ejemplo de cómo hay que hacer las cosas. Así, se puede ver a Guil desarrollar un magnífico trabajo de técnica y táctica individual con los jugadores de esta academia; además se le ve disfrutando de esta experiencia, lo cual a nivel personal me alegra porque he tenido la oportunidad de conocer personalmente a este entrenador. Por otro lado, creo que es un gran beneficio para el desarrollo del baloncesto aquí, que figuras como él vengan a aportar su gran conocimiento”, apunta Garcés.

A muchos les puede sorprender que Guil, un técnico de calidad contrastada, haya acudido a un país con no mucha tradición en el mundo del basket, si bien es cierto que de un tiempo a esta parte, y con motivo de los recientes Juegos Olímpicos de Londres, la Federación Inglesa de Baloncesto ha hecho esfuerzos por mejorar el nivel y la presencia de este deporte en el país. Y precisamente ahí, en Inglaterra y su lengua, encontramos una de las razones fundamentales del viaje de Guil. “Es una oportunidad excelente para entender el idioma. Hay que entender bien el inglés y hablarlo bien porque eso mejora la comunicación en mi trabajo. Me he dado cuenta de que, por supuesto, me resta mucho por aprender. Tengo que crecer y una de los puntos sobre los que quería basar este proceso era el del inglés”.

Guil asegura que salir fuera le ha servido para constatar algo que afortunadamente sucede más allá de España. “El entrenador español está muy bien valorado en el mundo”.

Y si es así ¿es posible que Guil no tuviese ninguna oferta para estar en un proyecto de cara a la 2012/13? “He tenido propuestas, pero he priorizado en mí mismo. Quería un año, unos meses, para mí y mi mejora. De ahí que aceptara esta opción. Después de temporadas con un primer equipo y los veranos en las selecciones, tenía como prioridad la formación, el aprendizaje de otros aspectos que con el día a día de la competición se me escapaban o no podía trabajar sobre ellos tanto como quisiera”.

Ahora en Londres, Guil ha podido dar el primer paso para extender su carrera en el extranjero. “Estoy dispuesto a ello si llegan cosas interesantes. Aquí de momento no me está costando dinero estar, aunque si te soy sincero y afortunadamente, estoy más focalizado en formarme más que en ganar dinero. No me preocupa no tener equipo ahora mismo, ni salirme de la rueda. Lo que deseo es no pararme y que cuando llegue una oportunidad, encontrarme mejor preparado a todos los niveles. Y en ello estoy”.

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es