RED EXPERIENCIAS FEB

Alejandro Alcoba: "Cada verano es un placer seguir las selecciones"

Alejandro Alcoba, técnico de Melilla (Foto: P.Romero / FEB)

11/12/2013


No parece tener vértigo Alejandro Alcoba en su primer gran salto al baloncesto profesional. Melillense y licenciado en Educación Física, su sueño como técnico se ha hecho realidad tras diez años de formación en los banquillos. Dirige como primero y con sólo 34 años el club de su ciudad y en su categoría de toda la vida, la Adecco Oro. Alcoba ha bebido de fuentes expertas en el mismo vestuario que ahora dirige. Gonzalo García y Paco Olmos fueron sus referencias en un equipo que ahora quiere devolver al esplendor que merece. Aunque sin duda, sus raíces familiares a través de un tal Javier Imbroda le han marcado aún más.


XAVI OLTRA / ÁREA DE COMUNICACIÓN FEB

Su carrera universitaria y sus estancias en Madrid y Granada fueron exprimidas y aprovechadas al máximo por este joven técnico, curiosamente ex jugador profesional de fútbol sala, que ha tenido que forjarse y zafarse en categorías como la Primera Autonómica para crecer personal y profesionalmente. Con humildad y trabajo Alcoba ha sabido esperar su momento, que ha llegado tras una exitosa temporada en la Liga EBA, en la que triunfó en el Grupo D con el CB Novaschool.

Activo siempre en el baloncesto de su tierra, comprometido con las selecciones inferiores de Melilla y con el Campus de Javier Imbroda, Alejandro Alcoba irrumpe ahora en el baloncesto profesional con no poca ambición y con un inicio esperanzador al mando de un nuevo y modesto grupo con el nada más y nada menos que decano de la Liga. Pase lo que pase, el futuro y la carrera de Alcoba tras su reciente estreno en la Adecco Oro aún está por escribirse, tras apenas haber llenado unos pocos capítulos…


¿Cómo empezó su contacto con este deporte en un lugar tan pequeño como Melilla?
Desde pequeño me puse a jugar en el colegio de La Salle Melilla, de gran tradición. No fui nunca un gran jugador, pero estuve ahí. Ya intenté desde júnior ayudar a los más pequeños entrenando como ayudante de otros técnicos más experimentados, para echar una mano.


Quizás el baloncesto entró en su casa de otra forma y con una persona clave para usted…
Mi primera influencia fue sin duda Javier Imbroda, hermano de Juanjo, mi padrastro. Javier Imbroda cosechó muchos éxitos cuando se fue a Málaga y compitió con los mejores. Eso me impactó mucho. Como era familiar mío lo viví en primera persona. Lo poco que lo veíamos, en verano o Navidad, no paraba de hacerle mil preguntas. Alguna vez había venido a comer a casa con Mike y Ray Smith. Yo era muy chico y hacía una pregunta tras otra. Me empapaba de todo lo que explicaba y también íbamos al Campus con él. Ahí me empezó a surgir el interés por ser entrenador. Lo que más me llamaba la atención de Imbroda era cómo llegaba a la gente mediante la palabra. Nunca tuvo grandes plantillas, pero sacaba el máximo rendimiento. Intento copiar esa filosofía que imponía a los jugadores para que dieran el cien por cien, para que se tiraran a la cancha por cualquier balón. Lo quiero inculcar en mis equipos. Sobre todo me gustaba cómo motivaba a sus jugadores y cómo sacaba lo mejor de ellos.


“QUIERO JUGADORES IMPLICADOS Y CON AMBICIÓN, NO FUNCIONARIOS”


Su pasión por el baloncesto fue compartida algunos años con otro deporte…
Yo jugaba a fútbol sala en Melilla y llegué a ser profesional con el Cartagena en División de Honor. Pero siempre mantenía mi pasión por el baloncesto. Al final tuve que decidirme e ir a estudiar Educación Física a Madrid. Me trasladé y me volqué con el baloncesto. Tuve un profesor muy bueno como Ángel Manzano. Fue todo un lujo y el enganche definitivo. Empecé a meterme en el Casvi a entrenar un mini para colaborar.


¿Cómo fue su época universitaria en Granada?
Cuando terminé la carrera proseguí mis estudios en Granada para preparar las oposiciones. El primer año entrené un equipo cadete del Granada, pero el segundo ya fue algo más serio cuando estuve de ayudante de Roberto Hernández con el equipo EBA y el sub 20. Coincidí con Devin Wright, que ahora lo tengo en el equipo, o con otros jugadores importantes como Jan Orfila, Mario Cabanas…


“LA ADECCO ORO ES UNA LIGA MUY EMOCIONANTE Y VA A DAR MUCHAS SORPRESAS”


¿Su preparación académica le abrió puertas?
La verdad es que tener el título de preparador físico me abre las puertas del Melilla. Buscaban alguien que pudiera hacer la preparación física y ser ayudante. Y yo cubría ese perfil. Ahora quizás sería más fácil, pero hace nueve años no. A mí personalmente me encanta esta doble labor. Puede hacer mis primeros pinitos con un equipo profesional.


¿Cómo fue la experiencia de trabajar bajo las órdenes de Paco Olmos?
Fue el primer entrenador profesional con el que trato. Me influenció bastante y siento una gran admiración. Trabajaba a un nivel de exigencia impresionante con los jugadores y con un gran nivel de detalle. Todo en el ataque estaba minuciosamente preparado y nada se dejaba al azar. Y todo se hacía al cien por cien. Recuerdo esta forma de trabajar y me gusta intentar aplicarlo en mi equipo.


“EL JUGADOR NACIONAL Y LOS CHAVALES JÓVENES ESTÁN DANDO UN GRAN NIVEL”


¿Cómo es el baloncesto de Alejandro Alcoba?
Me gusta el baloncesto que se base en la defensa. Una defensa aguerrida, intensa, en la que los jugadores se dejen el alma atrás, sin dejar canastas fáciles. Me gusta en ataque el juego rápido, que dé espectáculo al aficionado, con transiciones rápidas. Vistoso y con movilidad. También me gustan las situaciones con pívots en el poste bajo y las situaciones de bloqueo directo. Quiero jugadores implicados y con ambición. No me importan los nombres, sólo jugadores que quieran crecer y que no sean funcionarios.


Con Gonzalo García también compartió banquillo…
Aprendí mucho de él. Aparte de la táctica me quedo con el trato, con cómo gestiona el grupo. Los jugadores estaban contentos con él y yo intento aplicar lo mismo. Tenía tácticamente una línea parecida a Paco Olmos, pero con sus peculiaridades.


¿Cómo fue su experiencia dirigiendo un equipo en Marruecos?
Por diversas circunstancias personales abandoné el Melilla y dirigí equipos de la Primera Autonómica de allí, donde el nivel no es muy alto. Me ofrecieron la posibilidad de entrenar el equipo de Nador, una población que estaba a 15 minutos y que tenía un equipo de baloncesto que había descendido de la primera división a la segunda. Fui para allá y me pareció que la cosa podía ir bien. Me embarqué en la aventura. Cada día tenía que cruzar la frontera y coger un taxi. La competición tenía diez equipos y el juego era un poco todos arriba y abajo, con defensas excesivamente agresivas y ataques individualistas y anárquicos. Intenté poner unas pautas para evitar esto. No pudimos al final subir pero fue una experiencia muy bonita. Conocí un baloncesto diferente. Creo que en Marruecos hay cierto nivel de entrenadores y jugadores. Eso sí, falta un poco de organización en la Liga. A mí me sirvió para seguir formándome como entrenador.


“LOS ESPAÑOLES ESTÁN DANDO UN PASO ADELANTE EN LA ADECCO ORO”


¿Qué opinión le merece la Liga EBA en la que triunfó la campaña pasada?
En la Liga EBA que viví había alguna gente de nivel que había vuelto a su tierra al no conseguir el contrato deseado en Oro o Plata. En Morón, por ejemplo, estaba Juanma Ruiz. Fue una gran experiencia. La Liga es exigente y tácticamente se trabaja muy bien. No hay que despreciarla porque hay entrenadores que trabajan muy bien. Novaschool quedó último el año anterior y al año siguiente llegamos a la final, jugando después la fase de ascenso a la Adecco Plata ante el Conservas de Cambados, ahora en Plata. Me sirvió para seguir acumulando experiencia y competir con entrenadores de gran nivel, que también se han ido formando en la Liga.


Es su cuarta temporada en un banquillo de la Adecco Oro, ¿cómo ve la categoría?
Quizás ha cambiado por la situación económica, pero el nivel de antes y ahora es muy similar. Antes había más dinero y en teoría los equipos eran mejores. Pero ahora también hay equipos muy buenos. Quizás no llegan jugadores americanos tan caros. El jugador nacional y los chavales jóvenes están dando un gran nivel. Los españoles están dando un paso adelante. Se ha igualado más la competición por la situación económica. Nadie está muy por encima de forma destacada. Ni Andorra ni Burgos. Creo que cualquiera puede ganar cualquier partido. Es una Liga muy emocionante y va a dar muchas sorpresas. Hay que estar preparado porque cualquier derrota te perjudica y te puede llevar a la zona de abajo. Es una competición muy exigente y creo que el nivel no ha bajado.


“EL TRABAJO DE LA FEDERACIÓN Y LOS CLUBS ES MUY BUENO”


¿Cuál es el objetivo del Melilla esta temporada?
Después de una situación tan difícil el año pasado con el descenso, lo primero que queríamos era retomar la tranquilidad en el club y recuperar la buena sintonía con la afición. Y a partir de ahí ir paso a paso. Creo que el equipo merece y le corresponde estar disputando los ‘playoffs’. El Melilla no puede optar a otra cosa. Estamos intentando recuperar las buenas sensaciones.


¿Y el suyo como entrenador en el futuro?
El baloncesto me encanta, aunque el estilo de vida es difícil de compaginar con la familia. A corto plazo quiero asentarme en el Melilla y en la categoría, y seguir dando pasos firmes para hacerme un nombre. No me cierro puertas y soy ambicioso. Me gustaría seguir creciendo y si puede ser en Melilla mejor. Mi sueño es poder llegar algún día a la ACB con el Melilla. El club ya ha estado a punto de conseguirlo.


¿Qué opina del éxito de las selecciones españoles en los campeonatos internacionales?
Lo que se ve cada verano en el trabajo de la Federación y los clubs es muy bueno. El nivel de trabajo de la cantera es impresionante. Cada verano la Federación junta a los jugadores y siempre hay éxitos y medallas. Eso demuestra que el nivel de los técnicos es muy alto. Muchos están emigrando por muchos países y haciéndolo muy bien. También demuestra que los jugadores jóvenes están muy preparados para asumir retos. Quizás echo en falta que los más jóvenes puedan tener más responsabilidad en sus equipos y en sus ligas. Creo que estamos en una línea idónea, sacando jugadores. Cada verano es un placer seguir las selecciones. Y también quiero destacar el baloncesto femenino, siempre un poco olvidado. Nos han dado muchas alegrías.


Currículum de Alejandro Alcoba:
Temporada
04/05 Eurocolegio Casvi de Madrid (categorías inferiores)
05/07 Granada (categorías inferiores, EBA y Sub 20), ayudante
07/09 Melilla (Adecco Oro), ayudante
09/10 CD Enrique Soler (1ª Autonómica)
10/11 Cooperativa Estopiñan (1ª Aut.), Ithri Nador (2ª Div. Marruecos)
11/12 Melilla (Adecco Oro), ayudante
12/13 CB Novaschool (EBA)
13/14 Melilla (Adecco Oro)

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es