RED EXPERIENCIAS FEB

Joaquín Prado: "La FEB hace un gran trabajo de planificación y detección"

11/12/2013


Los inicios de este asturiano de 37 años se encarrilaron en el baloncesto femenino en su Oviedo natal y compaginando cuatro y hasta cinco equipos a la vez, también en masculino.


XAVI OLTRA

Posiblemente un gran volumen y un impulso clave para la carrera de Joaquín Prado, que giraría rápidamente hacia la Liga LEB y también cerca de su casa. En Gijón vivió en poco tiempo las diversas situaciones profesionales que se pueden experimentar en un banquillo. De ayudante pasó a primero tras la destitución de su ‘jefe’ Diego Tobalina y tras lograr la permanencia fue él el destituido al año siguiente. Sin duda, una dura experiencia inicial para tomar referencias de cómo funciona este mundillo…

En Guadalajara, Prado tuvo la oportunidad de seguir madurando y creciendo como técnico en una categoría nueva como la LEB Bronce, aunque su proceso de aprendizaje daría un gran salto en una estructura profesional de un equipo ACB como el CB Murcia. Manuel Hussein, Moncho Fernández y Edu Torres ejercieron de notables guías para el entonces joven técnico, que se afincaría después en Lleida dando un paso importante en su carrera. Tras 19 años en los banquillos y diez de ellos en clubs ACB y Adecco, Prado despliega actualmente en el club catalán en la Oro todo su bagaje táctico y su baloncesto atractivo y exigente tras formar parte de proyectos anteriores en la misma ciudad como ayudante y director deportivo.

Las sensaciones en la campaña 2013/14 son positivas para el conjunto de Joaquín Prado pese a los irregulares resultados. El equipo es el tercer máximo anotador del campeonato y transmite muchas cosas. Además, Força Lleida supone la posibilidad de poder desarrollar esta temporada con gente muy joven un estilo rápido y un baloncesto a campo abierto, que colma las expectativas de este técnico trabajador y con mucho recorrido aún por delante en la Adecco Oro o en categorías superiores.


¿Quién o qué le inspira para meterse en el mundo del baloncesto?
Comencé primero como jugador en el colegio y desde muy pequeño me enganchó el baloncesto de los 80, los éxitos de la selección española en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, cuando yo tenía ocho años, y después el Mundobasket del 86 que se organizó en España. Oviedo era sede del torneo y vinieron a jugar selecciones importantes como Estados Unidos, con David Robinson o Tyrone Bogues, jugadores que luego destacarían en la NBA. También vino Yugoslavia, con los hermanos Petrovic, o Argentina. A partir de ahí me enganché.


¿Cómo fueron sus inicios en los banquillos y quién le influenció para dirigir?
Una persona que fue clave para mí tanto de jugador como posteriormente entrenador fue Fernando Sánchez, conocido como ‘el capi’ en Asturias por su pasado como capitán en el Club Atlético Universitario. Fue mi primer entrenador en infantil y cadete y clave en mis inicios. Él jugaba y entrenaba en el Universidad de Oviedo como ayudante de Ricardo Hevia, y entrenaba en Liga Femenina. Yo empecé muy joven a entrenar con él. Mi situación fue curiosa porque yo jugaba en el colegio y él llevaba también el Primera B femenino. Ellas tenían dos o tres lesionadas y les faltaba gente por lo que yo cuando llegaba del cole merendaba a toda leche y me iba a jugar con ellas a hacer de ‘sparring’. Con 18 años fui a la Universidad y me incorporé en la temporada 94-95 con ellas, de delegado y ayudante en Liga Femenina. Más adelante y hasta el 2004 lo compaginé con la escuela Vetusta (el antecesor del actual Oviedo), llevando también el filial del sénior femenino, los chicos de Primera Nacional del Universidad de Oviedo y equipos de cantera del colegio San Ignacio, para mí la mejor cantera de colegio Asturias. En el San Ignacio se vivió un ‘boom’ muy grande de baloncesto y yo crecí mucho como entrenador dirigiendo varias categorías. También llevé la selección infantil femenina de Asturias en el Campeonato de España en una experiencia muy chula en Lloret de Mar, donde conseguimos el ascenso a Preferente en el segundo año.


“Trabajar y crecer desde la defensa es innegociable. Me atrae jugar a todo el campo"


Sin duda, su paso a Gijón en la LEB es un primer salto muy importante en su carrera…
Fue un salto importante el de pasar a ser profesional las 24 horas al día, aunque al ser cerca de casa y estar ya acostumbrado a entrenar cuatro o cinco equipos a la vez y dedicar al baloncesto todo el día, no tanto. Cuando me fui a Guadalajara sí que vi que mi vida podía ir por otros derroteros. El baloncesto al final ganó la partida a la carrera de Derecho, de la que me faltan algunas asignaturas. La LEB era una competición muy potente, de un nivel altísimo. Yo la vivía con los cinco sentidos.


En Gijón experimentó muy pronto la cara amable y amarga de su profesión…
Fue todo muy deprisa. La primera temporada fue de tremendo aprendizaje al lado de Diego Tobalina, conociendo la idiosincrasia de un equipo profesional. Estuvimos a punto de entrar en ‘playoff’. En la segunda temporada empezamos de forma muy irregular y en la jornada 11 destituyeron a Diego. De forma inesperada el club me propuso coger el equipo. Diego me animó. La verdad es que todo fue muy rápido. Creo que la decisión fue acertada. En mi fuero interno quería probar. Lo que más me retraía era la experiencia vital porque con Diego estaba muy unido. Y aún lo estoy. Fue el propio Diego el que empujó más para que tirara adelante. Por una de esas cosas extrañas que pasan el equipo ganó los primeros cuatro partidos seguidos sin hacer yo ningún cambio táctico, lo que demostró que el equipo estaba bien entrenado. A veces la mentalidad y la cabeza hacen más que las propias cualidades de los jugadores. Las dinámicas son muy importantes. Siempre lo digo a mis ayudantes, con el tiempo, la experiencia y lo que he aprendido, por suerte o por desgracia, los entrenadores tenemos una influencia muy relativa o mínima en el resultado de los partidos. La concentración y la capacidad del jugador es la que hace ganar. Sí que tenemos influencia en la formación, el futuro de los jugadores, los hábitos de trabajo, cuando están en progresión… también vale para los séniors porque muchos aún están en formación.


¿Qué recuerdos tiene de su paso por la LEB Bronce?
Guadalajara es realmente mi primer año como profesional y fue muy importante para mí. El hecho de salir de casa ya fue importante. Ganas solo, pierdes solo, te pasan muchas cosas solo… Fue un año interesantísimo en una categoría de altísimo nivel aquel año. Una categoría durísima y preciosa con jugadores como Iñaki Narros, Víctor Pérez, Roberto Núñez… Había muy buenos jugadores. Ganamos los siete primeros partidos y fuimos líderes durante muchas jornadas. Perdimos el ascenso en la ‘final four’ de Cáceres en el último partido ante el Jerez. Fue un año muy bonito en el que descubrí la soledad del entrenador. Para mi formación como entrenador fue un año vital, en el que hice dos o tres amistades para toda la vida. Fue también un año complicado porque tuve una enfermedad. Además fue una temporada muy larga. Empezamos en agosto y acabamos en junio.


¿Qué le han aportado los técnicos con los que ha trabajado?
De todos los entrenadores coges algo. He tenido la suerte de trabajar con muy buenos entrenadores. Para hacerme de un entrenador al cien por cien tengo que verlo trabajar. He visto a Raventós, Casas, Tobalina… De Manuel Hussein lo que más me gustó fue su trato, como afrontaba el trabajo, su capacidad, seriedad… en todo ello es un absoluto ejemplo. Y también su tranquilidad para afrontar momentos difíciles. Es un ejemplo más allá del baloncesto por su honestidad. Moncho Fernández fue clave para mí a nivel de baloncesto por su concepción ofensiva y defensiva. Me marcó mucho. Estuve sólo tres meses con él, pero ya lo conocía de antes. Él tenía aspectos fundamentales como el conocimiento del propio equipo. Yo quizás le daba más importancia al ‘scouting’ del rival. Con Moncho entendí que era más importante el ‘scouting’ propio. Mejorar tus jugadores está en tu mano al cien por cien. Fue para mí un absoluto maestro del juego libre por conceptos, que intento poner en práctica.


“La Adecco Oro es tremendamente positiva para la formación de los jóvenes"



Trabajar desde la defensa es innegociable para cualquier equipo e independientemente de los jugadores que tengas. Hay que crecer desde atrás y no conceder canastas fáciles, o no conceder. Tiene que ser un trabajo vital. El ataque te puede hacer ganar algún partido, pero la defensa te hace sólido. Creo que esta frase es una gran verdad. Si no defiendes bien no harás una buena temporada. En ataque me gusta y me atrae jugar a todo el campo, desde que tienes la pelota atacar y llegar jugando si no hay contraataque. Creo que el ataque media pista cada vez se deja un poco más. Hay que aprovechar las dimensiones del campo para atacar y defender.


¿Cuál es el planteamiento del Força Lleida esta temporada?
Aunque suene a tópico fundamentalmente queremos crecer día a día, que los jugadores crezcan. Este año nos está tocando dar con la tecla en temas defensivos como explicaba antes. Tenemos muchos jóvenes y sólo un jugador con experiencia, Alzamora. El segundo más veterano es Llorca, con 24 años. El objetivo deportivo es que los jugadores se vayan, ojalá en mayo, siendo mejores jugadores y más formados de lo que eran en agosto. A partir de ahí, hacer la mejor temporada posible. El crecimiento individual debe estar al servicio del equipo. El club quiere tener un año tranquilo a nivel económico. Es un tema vital y lo respetamos al cien por cien. Tiene que ser un proyecto duradero y de futuro.


“El doble trabajo conjugado de clubes y Federación nos está dando grandes éxitos"


¿Qué valoración hace sobre la actual Adecco Oro?
Es una categoría muy competitiva en la que te encuentras diferentes realidades. Hay equipos expertos, jóvenes, que juegan a media pista o a toda la pista, con entrenadores muy tácticos y menos… Es una categoría tremendamente positiva para la formación de jóvenes y atractiva para el veterano, con jugadores de muy alto nivel y que han hecho de jugar muchos años en la Liga su profesión. Es una categoría también muy exigente para los entrenadores ya que exige mucha concentración toda la semana. Sin duda han pasado grandes entrenadores por la categoría. Sólo le pongo un pero, que me gustaría que fuera más larga. Los jóvenes tienen un hándicap con una Liga de sólo siete meses. La situación económica nos ha llevado a una liga corta. Ojalá cambie.


¿Qué opinión le merece los resultados cosechados por los jóvenes españoles con la selección?
Percibo que los clubs están haciendo un gran trabajo. Tenemos fantásticos entrenadores de base y formación, igual o mejor que en cualquier otro país del mundo, y a los resultados me remito. Lo que se está consiguiendo está ahí y el mérito es enorme. A partir de ahí, la Federación hace un gran trabajo de planificación, detección, selección y preparación de los campeonatos. Se aprovecha en la selección el trabajo de los clubs y se consiguen unos éxitos hace años impensables. Antes nos volvíamos locos con una medalla. Cuando la generación del 80 ganó en Mannheim fue un ‘boom’ y ahora parece normal. El doble trabajo conjugado de clubs y Federación nos está dando grandes éxitos.


Currículum de Joaquín Prado:
Temporada
94/04 Universidad de Oviedo (LF y Primera División), ayudante, Vetusta y Colegio San Ignacio (categorías de formación)
04/07 Gijón (LEB), ayudante y primero
07/08 Guadalajara (Bronce)
08/10 Murcia (ACB), ayudante
10/11 Lleida (Adecco Oro), ayudante
11/12 Lleida (Adecco Oro), director deportivo
12/14 Força Lleida (Adecco Oro)

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es