RED EXPERIENCIAS INTERNACIONAL

Moncho Monsalve: “¡Cuánto entrenador de prestigio tenemos repartido por el mundo!”

12/03/2015


El maestro Monsalve sigue disfrutando del baloncesto absorbiendo todo lo que existe y analizando hasta el último detalle de lo que sucede relacionado con el mundo de la canasta. Nada se le escapa; ni una entrevista, ni una retransmisión, ni una noticia.


Desde ese retiro de máxima calidad en la costa murciana contempla el baloncesto manteniendo contacto, aunque sea en la distancia, con los amigos de siempre, con sus amigos del baloncesto. Está al tanto de cualquier actualidad relacionada con los entrenadores españoles, esos con los que siempre ha sentido una complicidad especial desde que hace muchos años decidiese enfocar su vida con el único objetivo de alcanzar la felicidad rodeado de jugadores, con el sonido del bote del balón, del chirriar de las zapatillas sobre el parquet. Moncho Monsalve es esencia del baloncesto y lo es desde tanto la experiencia como la emoción. “¡Cuánto entrenador de prestigio tenemos repartido por el mundo!” exclama. “Paco García, Aranzana, Guil, Poch o ese monstruo que es Mondelo… y otros muchos que me vienen la mente y que convertirían esta lista en interminable” afirma analizando el lejano destino de los más de cincuenta técnicos españoles que el destino, la profesión, la necesidad de desarrollo profesional, les ha llevado a emprender la aventura de ejercer en el extranjero. Moncho fue uno de los pioneros pero, como siempre, respeta la antigüedad de otros poniéndose a la cola de tres históricos como Gaska, Añúa o Kucharski. “Ellos tres fueron realmente los primeros en marchar a entrenar al extranjero. Unos a Francia, Kucharski a Italia, a Brescia, donde aún hoy recuerdan algunos su extraordinaria sabiduría”. Y cuando le pido que recorra con la memoria los múltiples destinos a los que le llevó el baloncesto Moncho disfruta recordando como fue su experiencia en Suiza, con el Vevey y con la selección, en Italia, “donde sólo me dejaron dirigir tres partidos en Mestre a nada menos que Essie Hollis impidiéndome seguir los entrenadores italianos por un problema de licencia…” Sigue Monsalve rememorando un pasado repleto de experiencias “en Mónaco un año… viviendo como un marajá porque sólo me dejaban entrenar una sesión al día, en la República Dominicana, disfrutando de la libertad de un soltero… o en Marruecos, en Túnez y, ya casado, en Brasil…” ironiza.

De cada país Monsalve puede contar mil anécdotas, del baloncesto y de todo lo que pudiera suceder alrededor de la pista, porque Moncho ha tenido siempre esa capacidad para comunicarse con la gente, para empatizar, para disfrutar de todo lo que ofrece el baloncesto más allá de las victorias o las derrotas. “He disfrutado mucho con el baloncesto sí y ahora también lo hago como observador. Veo todo, absolutamente todo. Desde la NBA, la Liga Endesa, la Liga Femenina, los partidos de cadetes que se jueguen en Murcia… lo veo todo y lo disfruto todo y llego a la conclusión que sí, que tenemos a los mejores entrenadores pero… pero se puede hacer mejor todavía, se puede incidir en la metodología de la enseñanza para conseguir que esos miles de jugadores y jugadoras que practican baloncesto sean todavía mejores de lo que son”. Y entre los recuerdos, una fotografía, la que aparece junto a Betty Cebrián y Juan Orenga en 2003 en el proyecto de entrenamiento de hombres altos… y claro, enlazando siempre temas, uno tras otro y siempre recordando experiencias que sirven como ejemplo para el presente.

Porque si hablamos de Betty Cebrián automáticamente aparece esa nominación al Hall of Fame y ahí aparece además de Nino Buscató, “un talento fabuloso de la época” un jugador como Juan Antonio San Epifanio a quien Moncho entrenó en su etapa como ayudante de Antonio Serra en el Barcelona. “Me salen cuatro o cinco ejemplos comparables a Epi en cuanto a la extraordinaria capacidad de trabajo individual para conseguir mejora física y técnica. Llegó a ser uno de los más grandes gracias a esa voluntad. Recuerdo como cuando dijeron que pondrían la línea de tres puntos la temporada siguiente, dibujó con tiza una línea de tres puntos en la pista de La Salle Mahón y se pasó todas las vacaciones de verano yendo a tirar triples cada mañana…” Y como esa, mil anécdotas, descritas siempre desde la admiración, desde el sentimiento, desde una generosidad con el baloncesto que le convierte en un personaje irrepetible y capaz de emocionar cada verano, a los alumnos del Curso Superior que tienen el privilegio de asistir a una de sus clases maestras, cada vez más convertidas en simples pero imprescindibles confesiones sobre sus sentimientos hacia el baloncesto.

Mantiene siempre un contacto directo con la Federación Española porque desde la Dirección de Área Deportiva siempre se ha valorado esos referentes capaces de transmitir a las nuevas generaciones de entrenadores o de jugadores también los valores de nuestro deporte. “Desde hace muchos años la Federación hace un trabajo extraordinario y más allá de que el baloncesto pueda depararte un disgusto puntual por un partido en el que todo sale mal, la labor que se hace en todas las selecciones y el apoyo que reciben todas ellas, desde las más jóvenes de formación hasta la Absoluta, por parte de José Luís Sáez y por supuesto de Ángel Palmi, quien se pasa todo el verano viajando por todos los campeonatos, es muy importante”, afirma un Monsalve que siempre reivindica apoyo hacia los entrenadores españoles, hacia los clubes más modestos, hacia ese baloncesto invisible fundamental para seguir alimentando ilusiones allá donde sea. Hablar con Moncho Monsalve siempre se convierte en una inyección de ilusión para seguir dando pasos adelante en la promoción de nuestro deporte. ¡Nos vemos en Zaragoza!

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es