RED EXPERIENCIAS INTERNACIONAL

Final Four 2011: El guión de Obradovic

10/05/2011


“Ganar títulos no es un éxito personal del entrenador. El único secreto está dirigir grandes jugadores”. Palabras de Zelko Obradovic en Barcelona, 8 de mayo de 2011, tras proclamarse, por octava vez en su carrera, campeón de la Euroliga.


Club del Entrenador

Hay datos objetivos que zanjan ciertos debates. Cuando un entrenador es capaz de hacer ganar reiteradamente a equipos de características diferentes es porque tiene la virtud esencial en nuestro oficio de conseguir que los jugadores que dirige muestren todo su potencial, sean, por encima de todo, “ellos mismos”. La capacidad de Obradovic para conseguir el máximo rendimiento de los jugadores que entrenó, ya fuera en el Partizán, en el Joventut, en el Real Madrid o, en los últimos años en el Panathinaikos, está fuera de dudas.

Ayudar a ganar a diferentes equipos tiene tanto mérito en la carrera de Obradovic como conseguir permanecer casi una década en el Panathinaikos sabiendo “refundar” el propósito del equipo temporada tras temporada. Tan importante es mantener la ambición después de haber ganado como saber reaccionar y reconducir el proyecto del equipo tras una decepción. Esa capacidad de saber perdurar en el cargo también la ha demostrado el entrenador serbio en Atenas.

Un entrenador, como director de un grupo de trabajo, ha de tener la inteligencia de conseguir implicar a todos y cada uno de los miembros del equipo. Conseguir sacarles lo mejor de ellos mismos y a la vez hacerles sentir importantes en sus respectivos proyectos. Lo primero que llama la atención en el banquillo del Panathinaikos es el papel del entrenador ayudante, en una actitud de continua comunicación con Obradovic, con los jugadores. Sorprenden a veces los diálogos, en ocasiones subidos de tono, entre el Primero y el Segundo y a la vez esa relación de complicidad que delata un trabajo en equipo fundamental en el baloncesto moderno.

Destaca el rol definido de los jugadores, conscientes cada uno de ellos del papel que desarrollarán, del guión que llevará a cabo el equipo a lo largo del partido. Durante la Final Four, al igual que en los partidos del Playoff de cuartos del final ante el Barcelona, observamos en Obradovic esa capacidad para exigir, para abroncar muchas veces con dureza a sus jugadores cuando cometían un error, no de acierto si no de concentración, pero a la vez esa inteligencia para de inmediato reforzar positivamente mediante un gesto, una palmada, una palabra. Las estrellas se sentían protagonistas en los momentos decisivos y los actores secundarios destacaban en labores específicas para las que estaban especialmente motivados.

Tácticamente Obradovic – y su entrenador ayudante - mostró su repertorio de variantes defensivas para reducir la producción de los referentes del rival. En la final optó por colapsar a Schortsanitis dentro de la pintura y limitar la amenaza de Pargo en el perímetro. Alterno defensas individuales con zonas de ajustes en una tendencia al alza en el baloncesto de alto nivel. Quienes más uso han hecho de esa combinación de defensas han sido precisamente los dos finalistas de la actual edición de la Euroliga. El entrenador debe conocer íntegramente el libro de la táctica para luego aplicar aquellos conceptos que más puedes beneficiar a su equipo y la vez más pueden dificultar la labor del adversario.

Ofensivamente Panathinaikos encontró un perfecto equilibrio en sus ataques. Supo también combinar diferentes ritmos, amenazando el aro contrario desde la recuperación de la posesión y a la vez entendiendo cuándo era necesario acelerar y cuando utilizar la pausa. La principal sensación que transmitió el campeón durante la Final Four fue la de interpretar perfectamente el guión escrito y dirigido por los entrenadores. No hay gran película sin grandes actores. Son ellos los protagonistas, los que brillan, lo que provocan que el público acuda en masa al espectáculo. Pero las grandes películas tienen también el sello inconfundible de sus directores.

Miguel Panadés
Red de Experiencias




El análisis de Pesic

Envía tu opinión a entrenadores@feb.es

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es