RED EXPERIENCIAS INTERNACIONAL

Chema Berrocal, secretos de un campeón ucraniano

Chema Berrocal (Foto: Pablo Romero/FEB)

08/06/2011


El técnico catalán desgrana para FEB.es su primer año de trabajo en Ucrania culminado con el título de Campeón de Liga y donde ha podido vivir de primera mano las diferencias con el baloncesto de nuestro país. Así ha sido una atípica temporada para Berrocal.


PABLO ROMERO / DPTO. COMUNICACIÓN FEB

El pasado miércoles, el entrenador José María Berrocal se proclamaba Campeón de la Super Liga en Ucrania poniendo un broche de oro a su primera temporada como técnico fuera de nuestras fronteras y en la que ha contribuido a hacer aún más grande si cabe la figura del entrenador nacional.

Después de varios meses lejos de su hogar, Berrocal aterrizó en Madrid hace tan sólo unas horas; el preparador nos recibe en pleno centro de Madrid cuando apenas restan 60 minutos para que se dirija a la estación de Atocha donde tomará el AVE que lo devuelva a Barcelona. Con el rostro cansado después de 78 partidos oficiales y un largo viaje de 2.500 km., Chema trasmite alegría en sus primeras palabras, la felicidad lógica que produce la conquista del primer título de su carrera como entrenador principal después de toda una vida como ayudante de la primera plantilla del Regal FC Barcelona donde se convirtió en uno de los asistentes más laureados del panorama nacional.

Así ha sido la temporada de José María Berrocal y su ayudante Arnau Moreno en el BC Budivelnik:


La marcha a Ucrania, una difícil decisión

"El Barça era mi club y mi vida, tenía un rol importante y estaba muy a gusto ahí, pero cuando llega una propuesta de este tipo te planteas todo. Te proponen dar el salto como primer entrenador conociendo un país y una liga nueva con la posibilidad de jugar en Europa, eso te hace sentir afortunado y te ayuda a intentarlo. Con el tiempo te das cuenta de que has hecho lo correcto ya que muy pocos entrenadores tienen la posibilidad de ganar una liga".


La adaptación a la vida en Kiev

"Lo más complicado no ha sido la vida en una ciudad maravillosa como Kiev, tampoco ha sido el frío, ni las comidas, ni el transporte por carreteras duras y largas; lo más duro ha llegado a la hora de trabajar a nivel de club donde teníamos mentalidades diferentes y donde nos ha costado adaptarnos una parte a la otra para pensar de igual manera".


Principales diferencias entre el baloncesto español y el ucraniano

"La cultura deportiva en Ucrania es muy diferente a la de nuestro país ya que son mucho más viscerales e impulsivos, especialmente cuando se pierde. Quizás, la situación más destacable, la podríamos encontrar ahí, en la mentalidad; el baloncesto Ucraniano cree que con invertir el dinero en jugadores y en un primer entrenador es suficiente para poder tener un equipo profesional. En España eso es muy diferente, con el paso de los años hemos aprendido que el éxito de un equipo depende en parte del cuerpo técnico que está detrás. En Ucrania no entienden demasiado ese concepto; pueden tener un Fórmula 1 pero no lo cuidan con los mejores mecánicos trabajando en él. Creen que teniendo los mejores jugadores el equipo ya tiene que funcionar por sí sólo y no entienden que esto es un deporte de equipo".

"Otra de las cosas que más llama la atención son las instalaciones. No tiene unos pabellones acordes al presupuesto del equipo que tu puedes montar; nosotros, con un presupuesto similar al de un equipo de la zona baja de la ACB, teníamos un polideportivo con una capacidad para mil personas lo que nos obligaba a los partidos de Eurocup como visitantes con el consiguiente perjuicio que suponía para el equipo".


El jugador nacional, la asignatura pendiente

"La Liga Ucraniana es muy diferente en cuanto a la formación de las plantillas; allí se permite fichar hasta 6 americanos, ellos tienen el rol de jugadores importantes y es en los que se invierte el dinero; a partir de ahí, el jugador ucraniano tiene un rol secundario con una diferencia salarial importante respecto al jugador extranjero. El juego viene marcado por el jugador americano y por su talento individual a la hora de jugarse el lanzamiento a canasta".


La barrera idiomática, un mal menor

"En este tiempo nos hemos defendido bien con el inglés. En un principio intentamos aprender ruso pero cuando tienes tres partidos por semana y un cuerpo técnico reducido que te obliga a multiplicarte, realmente no tienes tiempo. Aunque te defiendas, trabajar constantemente en otro idioma es duro ya que el vocabulario siempre es más reducido y limita más tu mensaje; la mayoría de los jugadores nos entendían pero alguno necesitaba una última traducción al ucraniano o al ruso".


La celebración de un título lejos de casa

"Ganar en Ucrania es realmente diferente, celebrar un título en España es compartirlo con tu público y tu afición mientras que allí es algo mucho más íntimo, se convierte en una celebración privada cercana al presidente y a la gente que indica el club; eso sí, a la hora de realizar una celebración lo tiran todo por la borda y son capaces de gastar el dinero que se ha ahorrado durante la temporada".


La anécdota del año llegó en la Copa

"Las anécdotas más rocambolescas no se pueden llegar a contar pero una de las cosas que más me llamó la atención llegó con la renuncia a disputar la Final de Copa por decisión del club quien entendió que el equipo llevaba muchos partidos jugados y que por lo tanto debía de descansar para la Eurocup. Nos hicieron jugar con el segundo equipo para quedar eliminados y que centrásemos los esfuerzos en la competición europea. Es una situación chocante y difícil que no discutes ya que no la puedes controlar".


El respaldo de la prensa, calor adicional

"Hay que estar contento con el trato que está teniendo la prensa hacia los entrenadores que estamos fuera. Ellos tiene que vivir del día a día y el presente es lo que sucede en España; los técnicos como yo hemos dado un paso muy importante alejándonos de nuestra casa pero hay que entender que no somos más que un 1% de la actualidad, somos importantes pero en proporción es normal que no tengamos tanto protagonismo".


Momento de pensar en el futuro

"En un principio firmé por tres años y, ahora, aunque tengo la opción de seguir, me lo voy a plantear ya que nuestro concepto de proyecto es totalmente diferente. Me gustaría saber por dónde pasa su opción de mejora una vez ganada la Liga y llegado lejos en la Eurocup. Ucrania es un país en el que se vive el día a día y es difícil plantear planes de futuro, viven el presente y no puedes pensar a largo plazo. Ahora me queda un año por delante, el segundo año siempre es más sencillo que el primero pero tengo que decidir si continúo o no en función de la disposición del club a atender a mis propuestas. Por un tema familiar y personal me gustaría estar más cerca de casa pero el mercado es el mercado y nunca sabes lo que puede pasar".

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es