RED EXPERIENCIAS INTERNACIONAL

Pep Clarós: “De nuevo en el camino”

17/11/2011


Si tienen oportunidad, lean “Preparado para viajar”. En esta pequeña obra, de hace algún tiempo ya, Pep Clarós narra un buen cúmulo de experiencias adquiridas tras años y años de viajes. México, El Salvador, Portugal, Holanda, Estados Unidos, la CBA, la NCAA. Lo que quieran. Y España, por supuesto. Hasta pocos meses atrás era entrenador asistente del Joventut de Badalona. Ahora vive y disfruta en Canadá y acumula vivencias suficientes para llevar a cabo una segunda parte de aquel citado libro.


DPTO. COMUNICACIÓN DE LA AEEB

Mes y medio después de llegar a Halifax, en Nueva Escocia, Clarós atiende a la AEEB. Es mitad de semana, mediodía para él cuando se produce la llamada, y le pillamos después de un día de descanso. Y es que la competición ya ha comenzado. Curioso Canadá, país con buena tradición en el basket pero con muchos titubeos en cuanto a ligas profesionales. Ahora se acaba de lanzar una nueva, la NBL, que cumple su primera temporada. Nadie mejor que Clarós para contarnos cómo es el campeonato, el entorno y su propio club, el Halifax Rainmen.

“Es una ciudad muy bonita, justo enfrente de donde se hundió el Titanic y a una hora y media en avión de New York. Canadá es primer mundo total. Estoy encantado porque en el club me han puesto de todo, desde casa con lago y embarcadero propio, a Internet y móvil. Se ocupan de muchos detalles. Y por supuesto, pude traer aquí a mi familia, que era lo más importante”. Pero no se piensen, pese a la cercanía, no le ha dado tiempo al técnico a acercarse a la capital del mundo. A pesar de que la Liga la componen sólo 7 equipos, el ritmo es frenético. “Similar al de la NBA. Controlan mucho el marketing, porque saben que es una forma de mantener el negocio. Hay dos partidos mínimos por semana. Nos enfrentamos todos contra todos varias veces, para un total de 36 encuentros más los play offs, a los que se clasifican los cuatro primeros tras la Liga Regular”. Aunque el Halifax se verá las caras con el resto de escuadras bastantes veces, eso no significa un conocimiento del contrario conforme pasen las fechas en el calendario. “Las plantillas se van a modificar mucho. Tenemos la posibilidad de realizar hasta 12 cambios de jugadores durante la temporada”. Clarós nos comenta que ya ha gastado alguna de esas ‘vidas’, siempre siendo consciente de que “no puedes llegar aquí e imponer todo tu estilo europeo porque mis jugadores, algunos con pasado NBA, no lo van a entender. Hay que comprender y ceder algo, porque si no te quedas solo. El de fuera soy yo”.


LA EXPERIENCIA AYUDA

Sin embargo, esta realidad de foráneo no le coge de sorpresa, como no puede ser de otra forma para un hombre tan viajado como él. “Desde los tiempos en que era asistente en la CBA ya sabía cómo se trabaja en este tipo de contextos”. Y como es un ‘coach’ con pose europeo, busca para su propio beneficio jugadores que hayan jugado en el Viejo Continente. Porque el hecho de que no quiera imponer todas sus formas de actuar y de llevar a cabo una labor profesional, no significa que no vaya a aportar nada de lo que sabe. Adaptarse, ceder, pero también contribuir. En una plantilla con apenas canadienses, el núcleo duro lo forman los del país vecino. “Me gusta tener jugadores estadounidenses que hayan competido en Europa, básicamente porque ellos, al haberlo vivido, van a entender mejor el ritmo de trabajo que les voy a exigir. Durante la pretemporada tuve a mi disposición 18 jugadores, que hacía doblen sesión diaria. Una locura para ellos, algo más normal para nosotros. Al final dispongo de doce fichas y alguno que se ha conseguido quedar en el equipo debe de pensar por qué siguen los ritmos de trabajo duros si ya ha empezado la temporada”, comenta divertido Clarós.

Lawrence Wright es un buen ejemplo de esto. Formado en Bradley y con torneos como el finlandés o el bosnio en su hoja de servicios, a Clarós le gusta especialmente. “Se adapta a lo que le pido. Físicamente, vuela, salta muchísimo”. Con el manido lockout dejando a cientos de jugadores potencialmente libres, Clarós sabe que llegarán más hombres procedentes de la NBA. Jamario Moon fue uno de los abrió la veda en octubre fichando por los Quebec Kebs. A todos ellos, en un campeonato como hemos dicho copado por el jugador estadounidense, les esperan unos salarios que van desde los 2.000 dólares mensuales hasta los 12.000. “Muchos ya no están aquí por dinero, sino simplemente por jugar”. ¿Y cómo es el tipo de juego allí? “Dentro de pabellones sin nada que envidiar a la NBA, lo general es el baloncesto propio de 1x1, individualidades. Yo sin embargo hago algo distinto, somos muy diferentes al resto. Realizamos mucha presión, no tenemos un cinco inicial muy definido, tiro más de las rotaciones, intento que juegue algún canadiense. Esas cosas”.

La comunicación no es un problema para este Licenciado en Historia. “Quizá con el inglés tuve apuros en mi primer viaje en 1994. Pero no ahora. Ninguno”. Seguro que los dirigentes de su club tuvieron claro que necesitaban alguien que dominase la lengua de Shakespeare. Nos es cuestión de dar alguna instrucción en otro idioma; hay que hablarlo todo el día y por ahí no le pillan a Clarós, o casi. “Hay alguno con un acento complicado”. Y si hablamos de complicaciones, difícil es siempre para un entrenador sacrificar cosas, estar lejos de tu tierra, de su casa. Pep parece acostumbrado a ello. Con la familia al lado es siempre mejor, se sobrelleva de una forma más cómoda. Él eligió Canadá “por el reto, siempre el reto. A estas alturas de mi carrera deportiva y a pesar de que estoy bajo unas excelentes condiciones, no llego aquí para hacerme rico. Lo que me motiva es el crecimiento personal, la ambición, dentro de una estabilidad profesional que sí que consigo tener. Es lo que busco. De momento, aquí estaré hasta abril. Luego veremos Pero ojo, hay que tener claro dónde vas y a qué vas”. Esa seguridad la transmite Clarós. Ha sido un placer que la comparta con nosotros.

En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es