SELECCIONES

A propósito del Dream Team

06/08/2012


¿Es mejor la selección americana actual que la del 92? Durante el Master de Dirección celebrado en Zaragoza hace unas semanas varios entrenadores debatieron sobre el potencial de los Dream Teams.


MIGUEL PANADÉS

Muchos, por no decir prácticamente todos, los que asistieron al partido entre Estados Unidos y España en el Sant Jordi salieron impresionados por la potencia física de los jugadores americanos. Muchos de los que vimos el partido entre Estados Unidos y Nigeria, ya en los Juegos Olímpicos, quedamos maravillados por la calidad técnica más allá de escasa oposición africana. Esa exposición de virtudes que muestran los mejores jugadores de la mejor liga del mundo provocó una profunda reflexión entre entrenadores, director y profesores del Curso Superior y Masters sobre cuál es el camino hacia la excelencia en la que se mueve nuestro baloncesto. Hacia dónde debe ir la formación de nuestros jugadores en la búsqueda y consecución de esa excelencia.

Porque si España es capaz de desafiar al impresionante nivel norteamericano quiere decir que vive muy cerca de del nivel máximo al que se puede llegar sobre una pista de baloncesto.
Se expusieron en Zaragoza unos vídeos comparativos sobre diferentes acciones realizadas por los protagonistas del Dream Team original de Barcelona 92 y otras firmadas por los actuales durante su partido en el Sant Jordi. Veinte años de diferencia y similares calidades técnicas y, en algunos casos, físicas e incluso si me apuran una mejor lectura de juego en el de los Jordan y Bird motivada seguramente por una inferior oposición. Pero, como conclusión general, una fundamental diferencia: la velocidad de ejecución de las acciones técnicas. La excelencia en el baloncesto de máximo nivel llega de la mano de todas las virtudes habidas y por haber, del dominio de todas las habilidades pero aderezado de una fuerza explosiva que en cuestión de décimas de segundo permite al jugador pasar de la pausa a la acción obteniendo esa primera y decisiva ventaja que le de a él o al compañero, la canasta.

En ese escenario, poca táctica colectiva y mucha táctica individual. Mucha capacidad para leer situaciones de ventaja en “dos contra dos”, “tres contra tres”. Parece imprescindible para intentar oponer resistencia y competir un partido al Dream Team actual, tener capacidad para aguantar ese primer bote de salida del jugador con balón desde el cual los americanos inician un alto porcentaje de sus acciones ofensivas. Nivelar en lo posible esa superioridad física que les permite, tras la primera ventaja, recrearse luego en las acciones técnicas desde la larga distancia – tiradores extraordinarios - o bajo el aro. Esa velocidad reacción acompañada del talento marcaba hace veinte años una diferencia insalvable entre los mejores de la NBA – Dream Team original - con respecto a todos los rivales del mundo FIBA. Hoy esas capacidades físico técnicas se han equilibrado debido al mejor nivel de muchos jugadores no nacidos en Estados Unidos y, en consecuencia, algunas selecciones entre las que sin duda, y en uno de los primeros lugares en la lista de aspirantes al trono olímpico, está España.





En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es