SELECCIONES

SCARIOLO: “Todos vimos el oro muy cerca”

14/08/2012


El seleccionador Sergio Scariolo habla con Nacho Duque, en el diario Marca, de sus sensaciones un día después de la gran final olímpica.


a agenda de Sergio Scariolo sigue cargada pese a que el torneo olímpico ha finalizado. Es lo que tiene ganar una plata, que hay que atender a mucha gente. Habla con este diario desde el aeropuerto a punto de viajar a Málaga. Le esperan sólo cinco días de descanso antes de tomar el mando del Emporio Armani. Suena estresante. “Pero la vida dura es otra. Yo hago baloncesto. No pico en una mina”, dice.

¿Qué mensaje de los que le mandaron después de la final no borrará y quién se lo mandó?
Respuesta. Los que normalmente nunca borro son los que vienen desde dentro del equipo. Los de fuera son agradecidos y emotivos, pero los
que no se borran no sólo del móvil sino del corazón son los de dentro. En este caso también ha sido así.

¿Qué les dijo a los jugadores antes de la final?
Cada momento es diferente y se vive de forma distinta. Hay situaciones en las que tienes que tocar más unas teclas y otras en las que tienes que demostrar con hechos o datos que lo que íbamos a intentar era posible. Y sobre todo que todos estuviéramos en la misma onda. Llega un momento en el que las motivaciones son tan fuertes que sólo hay que recordar cómo hacer las cosas y que estos partidos no son caminos de rosas.
Lo que marca la diferencia en el resultado final es cómo se viven los momentos difíciles. En todas las competiciones hay situaciones complicadas
y si sales de ellas, el viento cambia. Si no encuentras la confianza en los momentos duros, es imposible que luego tengas la fuerza mental y competitiva para ganar.

Y de todos los momentos malos o extraños que ha pasado en el torneo, ¿cuál fue el más bajo?
Ha habido una serie impresionante de situaciones que han hecho muy atípico todo, desde la preparación a la competición. Sobre todo por las
condiciones físicas de algunos de los jugadores. Pero al final eso son problemas. Lo que realmente fue duro fue el prepartido y el postpartido de
Brasil. La situación fue rara, inmerecida, y creó una presión añadida. No había tranquilidad para preparar el encuentro y las horas posteriores no
fueron serenas. Resultó decepcionante comprobar que el viento se llevaba todo lo que se había hecho durante años. Eso te hace ver que lo único que importa es lo que se dice dentro del equipo.

¿Uno de los jugadores con problemas físicos era Pau?
Hacer la lista de quién estaba más o menos lesionado sería injusto. La mayoría de los jugadores han tenido que apretar los dientes. Los aficionados tienen que estar orgullosos de ellos porque no tenían las condiciones ideales para jugar y eso repercute en el acierto o las dudas que te surgen cuando no estás bien.

¿Cuánto va a tardar en ver otra vez la final?
Unos días. El último partido no me tiene que dar datos urgentes para el siguiente, así que lo veré por mero disfrute de un gran apasionado del baloncesto.

¿Cómo de cerca vio el triunfo?
Lo vi cerca. Lo vimos todos cerca. Estados Unidos necesitó que sus megaestrellas se empleasen a fondo. Pidieron más tiempos muertos contra
nosotros que en cualquier otro partido. Nunca, desde que perdieron la semifinal del Mundial en 2006, les vi teniéndose que esforzarse tanto y utilizando sus mejores recursos. Les vi preocupados. Fue un partido al cien por cien. Competimos ante un rival a tope. Hicimos casi, casi todo lo que estaba en nuestramano.

¿Cambiaría algo?
Siempre.Todos los jugadores, entrenadores y árbitros encontrarán algo mejorable a posteriori, pero a posteriori y a no vale. Al final tomamos
riesgos que nos reportaron el resultado que queríamos. Obviamente, algunos no, pero hay que asumirlos.

Visto el juego del equipo en los primeros partidos, ¿entiende las críticas?
Son parte de esto. A mí me duelen hasta cierto punto. En mi trabajo son normales. No me preocupan demasiado. A veces tenía la sensación de
que no se conseguía transmitir que no siempre se puede jugar comoen Lituania el año pasado, cuando todos estuvieron sanos y salió un campeonato redondo.
Este año había condiciones complicadas y si uno no se siente bien, se atreve a hacer menos cosas. En la competición, a veces se considera a estos jugadores como superhéroes más que como deportistas. Parece que sólo pueden ser perfectos.También es una razón de orgullo porque eso
significa que tienen mucho respeto por parte de la gente.

A esta selección, con la calidad que tiene, ¿la entrena cualquiera?
A eso sólo pueden contestar los resultados. Yo hago lo que puedo para que las cosas salgan adelante. Hay que respetar todas las opiniones y la mía sería la última a tener en cuenta. El único dato que queda en los libros son los resultados. Lo otro son opiniones con las que hay que convivir.
Ya ha dicho que habría que estar orgulloso de la actitud de los jugadores, pero a nivel personal ¿de qué se siente más orgulloso?
Aquí se entrega un barco que debe llegar a un puerto y, por las condiciones del barco y del mar, no ha sido fácil en esta ocasión. Está al alcance
de muchos cuando todas las condiciones son ideales, pero hay que estar orgulloso si lo haces cuando el mar está más movido.

¿Qué le ha pasado a Ibaka? Acababan los entrenamientos y no hablaba con nadie, se iba al autobús él solo... Parecía enfadado.
En dos meses de convivencia hay momentos en los que un jugador estámás o menos contento. No me quedo con eso porque no creo que haya
tenido mucho peso. Serge ha estado más metido en el equipo este año y el que viene estará aún mejor. Hay unos roles y una jerarquía que irá a
su favor. La confianza de sus compañeros es máxima.Hay partidos en los que cada uno rinde más o menos.Con el juego interior tan bueno que hay, puede que el espacio se estreche un poco, pero es la realidad de un equipo.

¿Qué futuro ve a la selección? El año que viene no estará Felipe y lo de Pau y Navarro no está muy claro.
Las consideraciones sobre quién está y quién no se deben hacer en junio y no en agosto. A veces nos hemos llevado sorpresas. No merece la
pena hacer proyectos. El cansancio y la sensación de objetivo cumplido animan a pensar en descansar. Yo tendría prudencia en calificar este ciclo de cerrado. ¿Cuántas veces se ha dicho desde que llevo aquí? Pediría paciencia antes de jubilar a la gente.

Y la pregunta obligada. ¿Usted seguirá?
Es una cuestión de tener las ideas claras, que las tengo. No cometamos el error de, como estamos en un momento histórico, pensar en la siguiente decisión. Mi contrato acaba en diciembre. Hay buena relación entre las partes y no hay prisas por resolver mi futuro. Es momento de descansar y luego reflexionar

¿La familiano le dice que ya está bien?
Es un factor a tener en cuenta, pero somos una familia de deportistas y ellos también disfrutan con todo esto





En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es