SELECCIONES

Evaristo Pérez: “La selecciones españolas saben competir en todas las circunstancias”

13/12/2013


Era un mediofondista de buen nivel nacional y quizás esa mentalidad le ha servido para seguir siéndolo en una vida donde tan importante es mantener un ritmo alto y constante. Tiene 53 años y vive el baloncesto desde un análisis que combina realismo y optimismo permanente.


Miguel Panadés

Evaristo Pérez ha vivido el baloncesto desde un inicial interés de deportista – lo suyo era el atletismo registrando buenas marcas en 1.500 –, de aficionado atraído por aquellas retransmisiones de Copas de Europa narradas por el inolvidable Héctor Quiroga y posteriormente de Preparador Físico tras licenciarse en INEF y ejercer en el Tizona de Burgos. Esos fueron sus primeros contactos con un baloncesto del cual se fue enamorando progresivamente hasta convertirse en entrenador, primero en masculino, veinte años, llegando desde Primera Nacional hasta LEB Plata y posteriormente en Liga Femenina y en la Selección Femenina Absoluta con la que consiguió en tres años dos medallas. En los últimos tres veranos ha dirigido la U16 Femenina consiguiendo otros tantos oros.

Recuerda Evaristo esos inicios como Preparador Físico y entrenador ayudante de Carmelo Etxebarría primero, de Benjamín Lucas o de Alberto Pesquera hasta que de pronto en el ya constituido CB Atapuerca – actual Autocid Burgos, tuvo la oportunidad de ponerse al frente de un equipo senior – antes ya lo había estado con equipos de formación – y demostrar sus capacidades para enseñar, competir y ganar. Los continuos ascensos provocaron, sin embargo, una incompatibilidad de actividades porque entre otras cosas, él es maestro de instituto, una actividad a la que no ha querido renunciar nunca.


SALTO AL BALONCESTO FEMENINO

Pero la vida más conocida de Evaristo Pérez arranca no hace mucho, en la temporada 2006-2007 donde por diferentes circunstancias se hace cargo del Ciudad de Burgos de Liga Femenina y en su primera temporada consigue un tercer puesto que llama la atención a los responsables de la Federación Española. “De pronto me encontré reunido con José Luis Sáez y Ángel Palmi quienes me propusieron ser seleccionador nacional absoluto. Me llamó la atención, de una parte el mensaje claro y directo del presidente y de otra el exhaustivo conocimiento de mi trayectoria por parte del director deportivo. Sin darme yo cuenta había estado analizado por diferentes técnicos en algo que, una vez ya conoces por dentro la Federación, te das cuenta que es habitual tanto en lo que respecta a jugadores como entrenadores. En esa Área Deportiva no se deja de trabajar nunca. Una vez dentro de la Federación mi segunda gran sorpresa fue como en apenas unas horas tenía la sensación de haber formado siempre parte de ese equipo de trabajo en el que todo el Equipo del Área Deportiva te muestran una cercanía y una cordialidad importantísima para desarrollar a gusto tu trabajo”.

Tres veranos como seleccionador con una generación de “ganadoras” de las que Evaristo destaca ese especial “gen competitivo” del que tanto se habla y que todos los que han formado parte de selecciones confirman. “Explicaré una anécdota que define el carácter de esa generación liderada por Amaya Valdemoro y Elisa Aguilar. En uno de los primeros días de entrenamiento propuse jugar un “tres contra tres” y fue Elisa la que me advirtió de no hacerlo sin “árbitro”: “¿Estás seguro que es una buena idea Evaristo?” Me preguntó y yo le dije que adelante, que ellas mismas se arbitraran… A los cinco minutos tuve que parar el partido porque el nivel de dureza empezaba a ser peligroso… Ahí me de cuenta del carácter competitivo del grupo. Creo que de generación en generación y tanto en baloncesto masculino como en femenino y en jugadoras y también seleccionadores, nos hemos ido contagiando unos a otros de esa mentalidad. Hay cordialidad, hay trabajo en equipo, hay armonía en el grupo pero también hay muchísima capacidad competitiva. Ángel Palmi, cuando define equipos de trabajo busca ese perfil que tiene que reunir todas esas cualidades además, evidentemente que una fundamental como es el talento”.


DE LA ELITE A LA FORMACIÓN

Y con una naturalidad que puede llamar la atención un Seleccionador Absoluto que además subió a dos podios dejó de serlo para pasar a dirigir una selección de formación. No es un caso único el de Evaristo porque por ejemplo José Ignacio Hernández también ha vivido esa vuelta hacia el baloncesto de los más jóvenes. “Se asume con naturalidad porque por encima de todo nos sentimos entrenadores de baloncesto. La clave como entrenador siempre está en la ilusión que tengas en el nuevo proyecto independientemente del sexo, edad o categoría del equipo al que vas entrenar. Y en este sentido cuando se me ha encomendado una selección he puesto los cinco sentidos en ello”. Y esos tres últimos veranos al frente de la U16, con generaciones diferentes, con jugadoras de características diversas se ha repetido el éxito máximo. “Pienso que las selecciones españolas tienen una característica diferencial con respecto al reto y es su capacidad para saber competir en todas las circunstancias. Esa capacidad competitiva se une al talento de las jugadoras. En el último campeonato nos costó mucho por no saber dar con la tecla adecuada. Ganamos los nueve partidos pero cinco de ellos lo conseguimos en el último minuto y eso que por una parte podría valorarse como afortunado también tiene mucho mérito porque dice mucho de la fortaleza mental del grupo. Al final conseguimos el objetivo: ganamos el oro”.

Evaristo es un convencido de que la clave del éxito se basa en “la suma de esfuerzos” incluyendo ahí todos y cada uno de los aspectos influyentes. “El baloncesto suele resolverse por diferencias muy pequeñas, por pequeños detalles y en esos pequeños detalles entra absolutamente todo, desde la preparación de la jugadora, desde su entorno, desde el trabajo previo realizado en los clubes, desde los equipos técnicos de las selecciones hasta la simple llamada de una amiga dando un consejo sobre el siguiente partido… Todo es influyente y seguramente el gran secreto de nuestros éxitos sea ese interés por los detalles”. Y desde el pragmatismo y también el optimismo observa el panorama de la Liga Femenina. “Yo siempre veo el vaso lleno y creo que de una situación objetivamente adversa podemos sacar conclusiones muy positivas. Hay muchas jugadoras jóvenes españolas que están disponiendo de muy buenas oportunidades para seguir creciendo y mostrando su talento”.





En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es