SELECCIONES

SELECCIÓN: Carta de Sergio Scariolo "Saber ganar y saber perder"

25/09/2011


El Seleccionador nacional ha dirigido una carta al aficionado español mostrando sus primeras impresiones tras la conquista del Campeonato de Europa en Lituania el pasado domingo.


SERGIOSCARIOLO.COM

Han pasado solo pocos días desde la mágica noche del 18 de septiembre, en la que hemos conquistado nuestro segundo campeonato de Europa, y han sido días muy intensos: desde la celebración y la despedida del lunes, ambas muy emotivas, al viaje a Istanbul el miércoles para participar a la reunión de entrenadores y responsables arbitrales de Euroliga, al inicio de mi presencia entrenando el equipo de Olimpia Emporio Armani Milano, mi nuevo desafío profesional.

Han sido días bastante atareados, con muchas cosas que hacer, entre otras las de dar las gracias a los muchísimos que me han manifestado su aprobación, su estima y su cariño: amigos, aficionados, gente del baloncesto: a todos ellos va mi profundo agradecimiento. A pesar de lo empeñado que he estado, desde luego ha habido momentos en los que la nostalgia también se ha sumado, momentos cuando miraba unas fotos, escuchaba una voz o sencillamente guardaba una prenda o unas notas, unos apuntes, unas carpetas, para cuando será el momento de volver a sacarlas.

Mi profundo agradecimiento a Jose Luis Sáez y a la Federación Española de Baloncesto, a Angel Palmi y a todos los directivos, por la confianza siempre manifestada en los momentos buenos y en los momentos malos.
Gracias sobretodo porque esta experiencia con la selección, el poder comprobar de gozar del respeto, de la consideración, de la estima de un grupo de jugadores de altísimo nivel, no solo de talento sino de conocimiento del juego y también de conocimiento de las personas, representa para mi una importantísima inyección de confianza, de seguridad y una gran motivación para seguir haciendo lo mejor que puedo, y para seguir mejorando como entrenador y como persona.
Contar con una disponibilidad tan total, con una disciplina, con una dedicación y con unas ganas de seguir una linea de trabajo en equipo y de sacrificio, a pesar de su gran cantidad de talento, ha sido profesionalmente y personalmente una gozada.

Decir que todo ha ido como habíamos previsto sería estúpido: nunca pasa eso! Pero también sería mentira afirmar que hemos tenido que hacer importantes ajustes sobre la ruta trazada antes de empezar la preparación. Hemos navegado siempre rápido, llegando con una velocidad de crucero muy pronto, de buen nivel y llegando también, en el momento previsto (o mejor, en el momento de la verdad: los cruces de cuartos, semifinal y final) en un estado de forma técnica, física y mental envidiable.

Hemos superado rivales de grandísimo nivel, hemos ganado el mejor campeonato como calidad media de participantes de los últimos años (lo que se decía antes de empezar se ha confirmado). Hemos evitado algunos escollos que se han presentado durante la navegación y con el ojo fijo en el puerto hemos conseguido llevar a la nave, ademas de una forma francamente brillante considerado que nadie en los últimos 15-20 años había ganado una final anotando 98 puntos y a la vez enseñando un nivel defensivo tan alto.

Desde el primer día sabíamos donde queríamos llegar, pero también desde el primer día guardamos en nuestro cajón esa imagen, concentrandonos con mucha profesionalidad, mucha seriedad y también con mucha alegría en el día a día: un entrenamiento, un partido amistoso, un día de descanso, una reunión o un partido de competición.

Hoy hemos admirado, todos, la generosidad de estos grandes campeones a la hora de ganar: la generosidad con la que Pau ha dejado el primer plano a Juan Carlos en los últimos partidos, y la sinceridad con la que se ha alegrado de que Juanqui ganara el MVP al cual normalmente Pau está abonado; la generosidad con la que Juan Carlos, con una decisión personal y bien interpretando los sentimientos de todos, ha querido que fuera Felipe a salir y ir a coger la copa de equipo campeón de Europa, pero si pudiese dar una recomendación, un consejo a todos los niños, los chicos, los deportistas, también profesionales y mas veteranos, le recomendaría que se fijaran en como este equipo ha sabido perder el año pasado.

Saber ganar no es tan fácil como parece, pero desde luego es bastante mas fácil que saber perder: saber perder sin buscar culpables, sin apuntar dedos al vecino, sin perder confianza en las personas que hacen parte de tu equipo o en el trabajo y en la linea técnica elegida, es propiedad de muy pocos, los grandísimos.

Como en la vida, en el deporte se puede caer pero hay que levantarse: esa es la lección mas grande que estos jugadores han dado.
Espero que los mas atentos y los que con mas profundidad perciben los sentimientos de las personas y de los grandes que nos enseñan el camino, se hayan fijado en ello.

Hasta pronto,

Sergio Scariolo





En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es