SELECCIONES

Otro niño de oro

07/03/2012


MARCA saca un reportaje hoy sobre Abrines, que sigue el ejemplo de precocidad de Navarro, Ricky y Rudy. El alero del Unicaja juega 27 minutos con 18 años, algo que sólo hicieron las tres estrellas en las últimas 18 campañas


=> Reportaje completo de MARCA


MARCA

En la cruda realidad del Unicaja se pueden encontrar brotes verdes. Están encarnados en Álex Abrines, un alero de 1,96 metros y 18 años que está llamado a ser una de las figuras del baloncesto español en un futuro no muy lejano. Se encuentra en la misma senda que antes recorrieron otros mitos. El domingo ante el CAI disputó casi 27 minutos. En las últimas 18 temporadas, sólo tres jugadores lo habían hecho siendo tan jóvenes: Juan Carlos Navarro, Rudy Fernández y Ricky Rubio.

“Suena muy fuerte, ¿no? Impacta”, dice el nuevo niño de oro del basket nacional, que enseguida evita las comparaciones con el trío de estrellas: “No he hecho nada para que me equiparen con ellos. Anda que no me queda”. Abrines da sus primeros pasos en la élite. El de Zaragoza era su noveno encuentro en la Liga Endesa y él anotó su primera canasta en juego. “Estoy contento en lo personal, pero no puedo estarlo por el equipo si perdimos”, asegura tras anotar ocho puntos.

La situación del Unicaja es delicada. Ha perdido 12 de los últimos 13 partidos entre Liga y Euroliga. La plaga de lesiones que asola a los malagueños se ha unido a su indudable talento como razón para que Álex tenga hueco en el primer equipo. Ha convencido a Chus Mateo y se le ve muy suelto en la cancha. “No tengo miedo. Entreno cada día con jugadores como Freeland y Zoric y si voy con miedo ante ellos, me llevo un tapón. En los partidos pasa lo mismo”, cuenta.


De niño a hombre
El paso de Abrines a profesionales fue fulgurante. Era júnior de primer año en el colegio La Salle de Palma de Mallorca. Se entrenó algún día con el CAI y acudió a un campus del Unicaja con el ex entrenador Pepe Laso de tutor. A las 48 horas, los malagueños le querían fichar. En dos días pasó de jugar en Primera nacional y campeonatos de Baleares a competir con profesionales. “Dejó impresionados a todos”, recuerda Laso.

El año pasado compatibilizó el júnior de Unicaja con el Clínicas Rincón, en la Adecco Oro. Su rendimiento llamó la atención de la Federación Española. “Sólo he llamado dos veces a José Luis Sáez (Presidente de la FEB) para hablarle sobre un jugador al que estaba viendo en directo. El primero fue Ricky. El segundo, Abrines”, rememora Ángel Palmi, director deportivo de la FEB.

Al alero del Unicaja ya le han buscado parecidos. La comparación con Rudy es normal y no sólo por ser mallorquín. Su físico parece frágil, pero engaña: es rápido, potente y tiene buena mano, su principal virtud. “Me veo cierto parecido con él, pero me falta mucho por hacer para acercarme. Debo mejorar el manejo de balón y la defensa”, reconoce.

Pero, el jugador de los Nuggets no es su espejo. “Mi jugador favorito es Berni. Es que si no le digo a él, me mata”, bromea. De su capitán admira su cercanía, lo que ayuda a todos y su fidelidad: “Me gustaría estar toda la carrera en el mismo sitio, como él”.

Hijo de Gabriel Abrines, que jugó 132 partidos en la ACB entre Huesca, Cáceres, Granca y Fuenla, Álex estaba destinado al basket. “Lo intenté con el fútbol, pero mis padres enseguida me convencieron para cambiar de deporte”, relata. Y valora positivamente la influencia paterna: “Me da muchos consejos. Es una ventaja tener un padre ex jugador”.

Ahora, las recomendaciones son por teléfono. La familia está en Mallorca. Entre viajes, partidos y entrenamientos, él pasa los ratos libres jugando a la PlayStation y estudiando administración y dirección de empresas a distancia. También suele ver fútbol, aunque no es un fanático. Le tira el blanco tal vez por influencia de su padre, que pasó por el júnior del Madrid. “Igual eso es un problema si un día quiero fichar por otro equipo”, finaliza riendo.


Lideró a la selección sub 18 al oro en el Europeo y fue el MVP del torneo
La presentación en sociedad de Álex Abrines se produjo en el Europeo sub 18 del pasado verano disputado en Polonia. Fue una de las claves del triunfo de la selección española y, gracias a sus 13,1 puntos y 4,8 rebotes, acabó siendo el MVP del torneo por delante del madridista Dani Díez. Su papel le sirvió para ser nominado a mejor jugador joven de Europa junto a estrellas precoces como Mirotic y Valanciunas. El próximo verano dará un salto de categoría. Será su primer año en la sub 20 y España defenderá en Eslovenia el título conquistado hace unos meses en Bilbao.


=> Reportaje completo de MARCA





En cumplimiento de la Directiva 2009/136/EC se informa que el presente sitio web utiliza cookies propias y de terceros para la presentación de los servicios adecuados a sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. En caso de que deshabilite el uso de cookies en este sitio web, no podrá acceder a todos los apartados del mismo. Si continua utilizando el sitio web sin deshabilitar el uso de cookies, entendemos que presta su consentimiento para el uso de las cookies utilizadas y definidas en este sitio web. Para deshabilitar el uso de cookies en esta página y/o obtener información completa del tipo y finalidades de las cookies utilizadas consulte el siguiente Aviso legal
Desarrollo: (c) Federación Española de Baloncesto, 2007-2009
Contacto: clubdelentrenador@feb.es